Bici y perro: ¿Es aconsejable pasear a tu perro en bicicleta?

Si tienes un perro en casa y eres amante de los animales, es muy probable que siempre quieras hacer planes con tu peludo amigo. Más allá de sacarlo a pasear, seguro que te gusta jugar con él o incluso llevártelo de excursión. Y es que los perros no solo están para hacerte compañía: también están para que tú les hagas divertirse y sentirse atendidos.

Una de las cosas que puedes hacer con tu perro es pasear en bicicleta con él. Para mucha gente puede parecer algo complejo, complicado o incluso peligroso; pero, si se lleva a cabo de manera adecuada, puede llegar a ser muy divertido, y más aún para tu amigo peludo.

Por supuesto hay que tener en cuenta factores como el tamaño del perro, su edad, su predisposición a la actividad física y su personalidad. Siguiendo una serie de consejos, podrás empezar a realizar esta interesante actividad con éxito y, lo mejor de todo, eso os unirá aún más a ti y a tu perro.

Bici y perro, ¿buena combinación?

Es lógico pensar que, al pasear tu perro en bicicleta, existe un riesgo tanto para ti como para tu amigo. No es poca la gente que piensa que si el perro se adelanta, puede provocar que te caigas de la bici. Y también existe el riesgo de que si vas muy rápido y tu perro no, le puedas ocasionar algún daño. Existe el riesgo de que tú te hagas daño, de que tu perro se haga daño o que directamente los dos acabéis en el suelo. Sin embargo, eso no significa que no se pueda realizar esta actividad.

Dado que el riesgo de caída es evidente, es importante ir con cuidado, tomar precauciones y conocer en todo momento si nuestro perro está capacitado para ello. 

Está casi prohibido realizar este ejercicio con cachorros o perros de menos de dos años. Esta actividad requiere un esfuerzo físico para el que un perro jovencito no está preparado, por muy activo y juguetón que sea.

Normalmente, el ir en bicicleta con perro se suele destinar a perros medianos o grandes mayores de dos años. Y aún así es importante tener en cuenta su personalidad, ya que existen perros gigantes que igualmente son más mansos e incluso vagos. Esta actividad no es para ellos.

También es importante trabajar el tema del miedo. Es posible que una bicicleta, al igual que una moto o un coche, pueda darle miedo a un perro, aunque seas tú quien la lleve. Es importante que te tomes un tiempo en acostumbrar a tu perro a la bicicleta, aportándole así la sensación de que no debe tenerle miedo. El tiempo que pueda llevarte eso depende exclusivamente de tu perro y de su personalidad. Si es asustadizo y miedoso, deberás armarte de paciencia.

¿Cómo pasear a tu perro en bici?

Esta es una de las claves para realizar esta actividad correctamente. Si tu perro tiene la edad, el tamaño y la agilidad adecuadas para acompañarte en bici, entonces puedes enseñarle. Normalmente se recomienda no usar collar, ya que en ciertas circunstancias podría estrangularlo y no sería agradable para el perro. En cambio, la mejor opción suele ser un arnés acompañado de uno de enfriamiento para que pueda realizar toda la actividad sin problemas.

Uno de los temores que más tiene la gente en este tipo de actividades con el perro, es que este pueda tirar en algún momento de la correa y desestabilizar a la persona que lleva la bici. En este sentido, existen adaptadores que van conectados directamente a la bici y que hacen que sea más difícil desequilibrar al ciclista. De ese modo, no será necesario que para pasear tu perro en bicicleta tengas que sujetar el manillar y la correa al mismo tiempo.

Igualmente es importante tener en cuenta que habrá momentos en los que el perro se canse y se detenga. Para ello, es importante no ir muy rápido, y, sobre todo, iniciar la actividad yendo despacio. Estás llevando dos cosas, bicicleta y perro, y es esencial que sea el perro quien marque el ritmo.

¿Cómo transportar a tu perro en bicicleta?

Si tienes un perro de raza pequeña, como un pug, un chihuahua o un pequinés, difícilmente puedas pasearlos yendo en bicicleta. Su tamaño y sus patas no podrían con el ritmo de tus pedaleos y el tamaño de las ruedas de la bici. Sin embargo, existe también la posibilidad de transportar perros en bicicleta, y está pensada precisamente para perros pequeños.

Existen compartimentos que pueden adherirse en la bicicleta, tanto en la zona delantera como en la trasera. En ellas un perro de dimensiones pequeñas cabe perfectamente, y también puede resultar entretenido para él. Si no te gusta la idea de llevar una canastilla, también hay remolques, parecidos a los que se usan para bebés, que pueden ser muy útiles para transportar a tu perro y que se lo pase bien. Sin embargo, estas opciones no son muy recomendables si tu perro es nervioso, intranquilo y no sabe estarse quieto mucho tiempo.


Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

Piscinas para perros en Barcelona

Anticonceptivos para gatos

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.