Educación: perros que ladran

Educación: perros que ladran

El ladrido de un perro es un sonido muy valorado cuando avisa sobre la llegada de extraños a la casa o sobre cualquier situación de alerta. A la mayoría de los dueños les agrada que sus perros sean guardianes de la propiedad, pues así se sienten más seguros. Sin embargo, los ladridos ya no son tan bien recibidos cuando son excesivos o no tienen una causa aparente. Ni que hablar de las molestias a los vecinos, sobre todo si no tienen perros.

El ladrido es un comportamiento natural, aunque hay algunos perros que ladran más que otros. Usualmente es la respuesta a un estímulo, como alguien entrando a la casa o el ruido de una motocicleta. También es una forma de comunicación entre congéneres; más de una vez habrás escuchado como un perro comienza y luego se van sumando los demás hasta formar un verdadero coro de ladridos y aullidos (quizás lo hayas visto en el cine como un elaborado sistema de comunicación, el “aullido nocturno” en la película de los 101 Dálmatas de Disney). En definitiva, a veces el ladrido tiene una razón y otras, no.

Los perros que ladran en exceso pueden estar enfadados, solos, aburridos, juguetones, estresados, asustados, atados o confinados, o simplemente porque no ha sido educado correctamente. Para corregirlo puede bastar con modificar la situación que genera los ladridos y así aliviar su malestar, o puede necesitar un adiestramiento que modifique el comportamiento indeseado.

¿Cómo hacer que un perro no ladre?

Muchas veces se piensa que los perros ladran por agresividad cuando el motivo real es que el perro tiene miedo. Tanto en los perros que ladran por miedo como los que lo hacen por cualquier otro motivo, debes evitar por todos los medios los castigos y métodos agresivos como los collares de adiestramiento o ahogo; estos deben ser siempre la última opción y utilizarlos con la ayuda y los consejos de un profesional.

No existe una clave o una forma concreta de hacer que un perro no ladre; lo más importante es conocer el motivo. Una vez que sabes por qué los perros ladran podrás buscar la forma de corregir ese comportamiento. Además, debes tener en cuenta que el ladrido es una conducta normal en ellos y que sólo debes preocuparte y corregirlo cuando se convierta en algo preocupante, molesto o excesivo.

  • Para eliminar los ladridos, lo primero que debes hacer es reducir el estrés. Intenta crear un ambiente tranquilo y relajado tanto en casa como en la calle, no alteres o excites a tu perro con movimientos rápidos o voces muy altas; las caricias suaves y las chuches siempre son buenos aliados.
  • Los perros que ladran por algún estímulo exterior como la puerta o las visitas necesitan algo que capte su atención o sea muy interesante para que lo demás pase a un segundo plano. Los kong o portagolosinas son estupendos para esto; llénalos de sus golosinas favoritas y déjalos por el suelo para que su atención se dirija a conseguir los premios y no a lo demás.
  • Cuando ladran a otros perros en la calle, no debes tirar o tensar la correa. Esto provocará más nerviosismo y estrés en tu mascota y no ayudará a que deje de ladrar; en muchas ocasiones, el simple hecho de notar que no le estás sujetando con la correa hace que dejen de ladrar. Debes estar tranquilo para transmitir tu tranquilidad a tu perro, y no lo contrario. A los perros que ladran a otros perros también puede servirles un rico premio.
  • Nunca le fuerces a algo que no quiere hacer. Esto puede ocasionarle más miedos, estrés, incluso agresividad. Debe avanzar a su ritmo y sin presiones.

 

Si nada de lo anterior funciona, puedes usar un sonido desagradable para crear una asociación negativa con el ladrido, siempre que esto no le cree miedos. En este caso, cada vez que el perro ladra sin sentido haces el sonido (puede ser una lata con monedas, una bocina fuerte, una especie de corneta o cualquier cosa que lo sobresalte). Una vez que pare, le das su premio de caricias o algo sabroso. Ten paciencia, en ocasiones los perros que ladran necesitan que los corrijas muchas veces hasta aprender lo que tú quieres y, sobre todo, lograr dominar el instinto que les incita a ladrar.

Recuerda que estás intentando moderar o anular una conducta natural, no una mala acción, con lo cual debes darle tiempo para que se dé cuenta de qué es lo que tú quieres y, sobre todo, no debes castigarlo.

¿Por qué los perros ladran?

Una situación diferente se plantea en el caso de los perros que ladran cuando se quedan solos. Aquí lo que debes hacer es educarlo para vencer el miedo o la angustia al quedarse solo (lee el artículo de ansiedad por separación). Básicamente se hacen salidas muy cortas que se van alargando en la medida que el perro progrese, se le deja música o una radio encendida, también es necesario moderar las caricias y juegos antes de salir, para no dejarlo nervioso o frustrado porque te vas. Si debes ausentarte por muchas horas todos los días te conviene buscar alguna persona que le de un paseo largo o que venga a pasar un rato con él para acortar la espera. Puedes contratar un paseador profesional o un familiar o amigo que pueda hacerlo y sea de tu confianza.

Hay también collares antiladridos para perros que ladran que pueden ayudar mucho en este caso, pues se activan cada vez que detectan el ladrido y arrojan un spray inofensivo en la cara; es molesto pero no le hace daño. Cabe aclarar que este método debe usarse junto con la educación y no por sí solo. Solo el trabajo de hormiga de reeducar a tu mascota hará que él pierda el miedo a quedarse solo en la casa y de esa manera deje de sufrir innecesariamente.

 

Finalmente, si tu perro ladra porque es muy nervioso o hiperexcitable, consúltalo con tu veterinario para ver si te recomienda alguna medicación para calmarlo un poco, como la clomipramida, que funciona como un ansiolítico. En estos casos de perros que ladran por nerviosismo también pueden funcionar muy bien las feromonas (DAP), que son facilísimas de usar y dan al perro una sensación de bienestar y sosiego que puede ayudar a sacarlo del estado de alerta permanente. También son muy útiles las Flores de Bach; en este caso consulta con algún terapista (aunque sea de humanos) para que te indique qué fórmula preparar o envíanos tu problema al consultorio veterinario de Tiendanimal para que podamos ayudarte. Las flores son totalmente inocuas; pueden usarlas los cachorros, las perras preñadas, perros ancianos o enfermos sin ningún tipo de efecto secundario o contraindicación.

Lamentablemente no existe ninguna solución mágica o rápida para resolver el problema de los perros que ladran, y lo mismo ocurre con casi todos los problemas de comportamiento. Debes ser constante, modificar conductas y tener una paciencia infinita para poder seguir trabajando con tu mascota hasta conseguir los resultados esperados y mejorar la convivencia con él y la gente que los rodea.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.