Hiperestesia felina o síndrome del gato nervioso

La hiperestesia felina es una enfermedad o un trastorno que se asocia con los gatos de cualquier raza o edad que son muy nerviosos o que padecen mucho estrés. El gato experimenta un aumento de la sensibilidad en la piel, hasta el punto de alterarse con solo tocarle o acariciarle.

Las alteraciones del síndrome de hiperestesia felina no son solo físicas. Por un lado, el animal tenderá a repetir de manera compulsiva comportamientos normales en la especie felina: rascarse, morderse, perseguir su cola… hasta convertirse en algo patológico. Además, desarrollarán síntomas tales como temblores en el lomo, contracciones musculares…etc.

Causas de la hiperestesia felina

Las causas de la hiperestesia en gatos son a día de hoy desconocidas, aunque la mayoría de cuadros de este tipo se asocian con gatos estresados. También se ha llegado a señalar que, en algunas situaciones, podría tratarse de un principio de epilepsia felina, sobre todo en aquellos casos en los que los episodios de hiperestesia se dan a través de crisis convulsivas.

Se cree que un estado de nerviosismo que puede estar motivado por múltiples causas (pulgas, alergias, dermatitis, hongos o cualquier otro trastorno dermatológico), así como problemas más graves como una artritis, un dolor espinal o una hernia discal, pueden ser causantes de esta enfermedad, pero aún está estudiándose y no hay un origen claro.

Síntomas de la hiperestesia felina

Los síntomas de este trastorno pueden ser diferentes en cada gato. De hecho, en los casos más leves estos síntomas o señales apenas duran unos segundos. Sin embargo, hay episodios más graves en los que las palpitaciones, temblores musculares y sintomatología asociada al trastorno pueden alargarse por varios minutos.

Para saber si tu gato sufre del síndrome de hiperestesia felina, hay ciertos síntomas que son muy comunes. Entre ellos estarían la salivación continua, las pupilas dilatadas, las constantes sacudidas y los movimientos de la cola, los espasmos en la piel, las contracciones musculares, etc. A su vez, el comportamiento del gato delata que se halla en una situación de máximo nerviosismo.

Esto último suele suceder cuando el animal se muerde, en muchas ocasiones con vehemencia, a sí mismo en la cola, el lomo o las patas traseras, hasta el punto de que en los casos más graves puede llegar a mutilarse. Otro síntoma frecuente en este estado es que el gato no pueda llegar a controlar su orina.

Tratamiento de la hiperestesia felina

El primer paso para determinar el tratamiento de hiperestesia felina de tu gato es acudir al veterinario. Será este especialista quien le realice las pruebas correspondientes para establecer las posibles causas del estado de estrés del animal. Es muy importante comprobar si este episodio se deriva de un problema dermatológico, una alergia o algún dolor o problema interno.

El principal objetivo es tratar de reducir el estrés de tu gato. En muchos casos, el veterinario le recetará corticoesteroides. A su vez, es probable que el gato necesite calmantes y otros medicamentos. No obstante, hay que recordar que no existe un tratamiento específico para curar este trastorno.

¿Cómo cuidar a tu gato con hiperestesia felina?

Junto a los medicamentos para tratar la hiperestesia en gatos, el veterinario te brindará una serie de pautas y consejos a seguir. El principal objetivo es conseguir que el animal pueda disfrutar de un ambiente mucho más calmado y tranquilo en su día a día. En este sentido, habrá que buscarle un espacio adecuado para dormir, un lugar en el que pueda acceder cómodamente a su alimento y una zona de juegos con la que se sienta a gusto durante todo el día.

La alimentación y la hidratación son también aspectos fundamentales para que tu gato se sienta más relajado. Procura brindarle una alimentación equilibrada y que siempre tenga acceso a agua fresca. Además, es más que recomendable que le des la comida siempre a la misma hora para que se habitúe a un horario.


En la medida de lo posible, es aconsejable que pueda relacionarse con otros gatos tranquilos para poder jugar y sentirse siempre acompañados. Al mismo tiempo, establece con tu gato una rutina de juegos cada día en un espacio en el que él se sienta cómodo y seguro. Todo ello acompañado de una óptima estimulación sensorial.

La hiperestesia felina, en definitiva, es un trastorno que no tiene una cura específica y que provoca que los gatos estén mucho más nerviosos y estresados de lo normal. Las causas exactas de esta patología aun están en estudio y pueden deberse a motivos muy variados, por lo que es muy importante acudir al veterinario para que sea este el que pueda determinar por qué nuestro gato ha desarrollado este síndrome y, en base a ello, establecer un tratamiento adecuado.


Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

Protectoras de animales en Málaga

¿La leche es buena para los perros?

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.