Tumores mamarios en gatas

Los tumores mamarios en gatas son una de las tres neoplasias más habituales que presentan los felinos. Aparecen aproximadamente en 25 por cada 100 mil gatas al año. Sin embargo, esto puede variar de acuerdo al área geográfica y por la costumbre de esterilizar o no a los animales, ya que es más frecuente en gatas adultas que aún no han sido esterilizadas.

Otro de los factores relacionados con los tumores mamarios en gatas es un número bajo de visitas al veterinario a lo largo de la vida del gato, lo que hace pasar desapercibidas algunas condiciones de salud. Los tumores malignos son más frecuentes que los benignos y se relacionan con una mayor mortalidad.

Mi gata tiene cáncer de mama

El cáncer de mama en gatas provoca dolores y se produce por la transformación de las células normales de la glándula mamaria en células malignas, que se caracterizan por una rápida multiplicación y alta capacidad de invasión a los tejidos. Es importante mencionar que cualquier raza puede ser afectada por los tumores mamarios y, habitualmente, se presentan cuando alcanzan entre los 10 y 12 años de edad. Cabe destacar que, de todas las protuberancias que aparecen en las mamas de las gatas, un 85% son malignas.

¿Cuáles son los síntomas que presentaría tu gata si padece de cáncer de mama?

En la primera fase de la enfermedad no suelen observarse manifestaciones clínicas. Lo más habitual es la aparición de lesiones sobre elevadas en las mamas; posteriormente, estas aumentan de tamaño y se multiplican, haciéndose más evidentes. Este es el punto donde empiezan los síntomas, así que las gatas tienden a morderse o rascarse mucho en la zona afectada. Esto hace que la región de la piel donde está el tumor se inflame y se ulcere.

En caso de que el cáncer se haya diseminado a otros tejidos, la gata comienza a presentar otros síntomas según el órgano que se encuentre afectado. Habitualmente, el tumor se disemina primero a los pulmones; sin embargo, también pueden verse afectados los riñones.

¿El cáncer de mama también puede afectar a tu gato?

El cáncer de mama también puede afectar al macho, aunque estos casos son raros y representan solo el 1 a 3% de todos los casos. Habitualmente, se relaciona con la administración exógena de progestágenos. A pesar de esto, es importante que sepas que los tumores mamarios también pueden aparecer en tu gato macho.

Tumores mamarios en gatas

A pesar de que las causas de los tumores malignos en gatas son variadas (factores genéticos, virus, agentes carcinogénicos, contaminación ambiental), en la mayoría de los casos está relacionado con la parte hormonal. Esto se explica de la siguiente manera: los tumores mamarios son hormonalmente dependientes, es decir, que requieren de las hormonas para su aparición y desarrollo. Por ello, la esterilización temprana es una de las formas más eficaces de prevenir el cáncer de mama en gatas.

Cuando tu gata es tratada de forma prolongada con progesterona, aumenta el riesgo de aparición de cáncer. Uno de los efectos de la progesterona es el crecimiento de la glándula mamaria, que de forma secundaria estimula la proliferación anormal de las células.

Supervivencia en una gata con cáncer de mama

El pronóstico de una gata con cáncer de mama siempre es reservado. Habitualmente, desde que es diagnosticado el cáncer hasta su fallecimiento, transcurren de 10 a 12 meses. Sin embargo, un diagnóstico precoz, junto al tratamiento oportuno, es fundamental para aumentar este tiempo de vida.

El tamaño del tumor está relacionado con el pronóstico, ya que cuanto mayor es el diámetro del crecimiento neoplásico, la supervivencia tiende a ser menor. Otro indicativo de peor pronóstico es la metástasis que hace a distancia: mientras más órganos afecte, es peor para el animal.

¿Qué hacer para prevenir el cáncer de mama en tu gata?

La mejor prevención del cáncer de mama en tu gata es la esterilización temprana, específicamente antes de sus primeros celos. Gracias a ello, las posibilidades de tener cáncer de mama se reducen considerablemente.

Si la esterilización se da después del primer año de vida, la reducción del riesgo de padecer cáncer ya no es la misma; sin embargo, se previenen otras alteraciones relacionadas con el aparato reproductor. A continuación te daremos detalle en porcentaje de la disminución del riesgo de acuerdo a la etapa donde se esterilice la gata:

  • Si se realiza antes de los 6 meses de edad, tendrá un riesgo de cáncer de mama de solo el 9%.
  • Si se hace después del primer celo, el riesgo es de 14%.
  • Después del segundo celo, la probabilidad aumenta considerablemente al 89%.

Sabiendo todo esto, es importante prestarle atención a las mamas de tu gata cada cierto tiempo. Ante la presencia de un crecimiento anormal, es importante llevarla a revisión por un especialista. Como ya hemos mencionado, la progresión de los tumores mamarios en gatas es muy maligna, sin embargo, si se descubre a tiempo, tendrá un mejor pronóstico.

Y recuerda que el cuidado de tus mascotas nos importa, si tienes alguna consulta puedes preguntárselo a nuestros veterinarios en el consultorio veterinarios de Tiendanimal, ¡entrar ahora!

Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

El Perro de presa canario

El pez neón

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.