Cómo proteger a tu perro del sol y el calor

,

En esta época del año debemos tomar precauciones frente a las altas temperaturas y los dañinos rayos solares, y también debemos proteger a nuestros compañeros perrunos pues ellos son más propensos que nosotros a sufrir los terribles efectos del calor. Los perros no tienen tanta facilidad para regular su temperatura corporal como los humanos, ellos eliminan el exceso de calor mediante el jadeo y solo sudan a través de las almohadillas de sus patas.

A continuación compartimos algunos prácticos consejos para ayudar a nuestros peludos a llevar mejor este verano tan caluroso.

  • No debemos rapar a nuestra mascota.
    Una de las primeras cosas que suelen hacer muchas personas ante la llegada del verano, es rapar a los perros “para que estén más fresquitos”. Esto es un tremendo error, ya que la capa de aire del pelaje les protege tanto del frío como del calor. Además, el manto protege la piel de los rayos ultravioletas ya que bloquea la luz del sol, y al dejar la piel directamente expuesta tienen más peligro de sufrir quemaduras. Debemos mantener el pelaje en óptimas condiciones, con cepillados frecuentes para ayudar a eliminar el pelo muerto y que la piel esté bien oxigenada. Sí puede ser conveniente cortar un poco el pelo y acondicionarlo para el verano, pero jamás raparlo dejando su delicada piel expuesta al sol.
  • No sacar al perro en las horas de máximo calor.
    Debemos evitar exponer al perro al sol durante las horas más calurosas, es decir entre las 12h y las 17h; en ese intervalo los paseos deben limitarse a una simple salida rápida para que hagan sus necesidades. Los paseos largos y el ejercicio físico los dejaremos siempre para primera hora de la mañana o al anochecer, cuando la temperatura sea más adecuada. Debemos tener cuidado con el ejercicio físico intenso, ya que incluso en las horas menos calurosas las temperaturas siguen siendo altas (y como hemos explicado, los perros no transpiran igual de bien que los humanos).
  • Agua fresca siempre a su disposición.
    Nuestros perros siempre deben tener agua a su disposición, pero en esta época del año debemos estar más pendientes de este aspecto. Podemos mezclar su agua con un poco de agua fresca de la nevera o algunos cubitos de hielo para que esté más fría, y cambiarla a diario. Si vamos a salir de casa podemos dejar dos o tres bebederos llenos para garantizar que no le falte agua en caso de volcarse alguno por accidente.
  • No dejar nunca al perro dentro del coche.
    Este punto parece muy obvio, pero cada verano mueren cientos de perros de forma espantosa encerrados en vehículos. Incluso en invierno puede ser peligroso dejar al perro dentro del coche, ya que aunque la temperatura fuera sea agradable en un coche cerrado los grados suben rápidamente, y la temperatura puede incluso duplicarse, convirtiéndose en una verdadera trampa mortal. Ni siquiera con las ventanillas un poco bajadas, ni aunque solo sea “un momento”; es un riesgo innecesario que podemos evitar.

Accesorios para combatir las altas temperaturas

Para los paseos, es aconsejable llevar encima un bebedero de botella portátil con agua fresca para poder ofrecérsela a nuestro compañero en cualquier momento. Los hay en distintos tamaños y son muy prácticos.

Nosotros no lo notamos al llevar calzado, pero el asfalto en verano es abrasador. Debemos tener cuidado de que las almohadillas de nuestros perros no sufran heridas ni quemaduras, y como hemos comentado anteriormente evitar sacarlos en las horas de máximo calor. Podemos proteger sus almohadillas con cremas y geles específicos que además mantendrán la piel hidratada y repararán las pequeñas lesiones.

También podemos aplicar protector solar en las zonas más delicadas, como la nariz y las orejas. Los perros de pelaje y piel claros son más propensos a sufrir irritaciones y quemaduras por los rayos del sol.

Para los perros que sufren lesiones oculares que pueden verse agravadas por los rayos solares, podemos adquirir unas gafas protectoras como complemento del tratamiento para mantener sus ojos protegidos frente a la radiación ultravioleta.

Si contamos con una terraza o jardín, nuestro perro puede disfrutar mucho si le colocamos una piscina para refrescarse. Las piscinas plegables para perros no son caras, su montaje es muy rápido, se limpian fácilmente y apenas ocupan espacio una vez plegadas para guardarlas.

Por último, unos accesorios que se están popularizando mucho en los últimos años son los tejidos refrigerantes: mantas, chalecos, collares… Se trata de tejidos especiales que mantienen a nuestra mascota fresquita, suelen funcionar mediante la evaporación o por contacto. En ambos casos su uso es muy sencillo, son reutilizables y se mantienen frescos por varias horas.

Siguiendo estos sencillos consejos podemos ayudar a nuestros compañeros a pasar un verano agradable y divertido a nuestro lado.

Tiendanimal es la gran tienda online de productos para mascotas. Descubre nuestros más de 16.000 productos en www.tiendanimal.es

« Anterior

Cómo enseñar a un gato a usar el arenero

Animales famosos por sus hazañas

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.