Snowshoe: Consejos, cuidados y características

NombreSnowshoe
OrigenEstados Unidos
Esperanza de vida Entre 15 y 20 años
ColoresNegro, blanco, marrón, cobrizo
PeloCorto
AlturaMachos entre 24 y 28 centímetros y hembras de 22 a 25 centímetros aproximadamente
PesoEntre los 3 y los 5 kilos
TemperamentoTranquilo, sociable, cariñoso, inteligente, curioso
NecesidadesCepillado semanal
Perfecto paraFamilias con niños, personas mayores y otras mascotas

Origen del Snowshoe

Originario de Estados Unidos, concretamente de Filadelfia, la raza de  gato Snowshoe es considerada relativamente nueva. En los años 60, la criadora de siameses Dorothy Hinds-Daugherty descubrió que tres de los gatitos de una de sus camadas de siameses nacieron con las patitas blancas.

Los gatos siameses con las patas blancas ya existían en el siglo XIX, y en la década de los años 50 del siglo XX estos siameses se denominaron Silver Laces, aunque terminaron desapareciendo. 

A Dorothy le llamó tanto la atención este nuevo color de pelaje de esos gatitos que decidió cruzar sus gatos siameses con ejemplares de gato americano de pelo corto o shorthair bicolor. Estos gatitos no terminaban de tener el color de pelaje deseado, pero sí portaban el gen, lo que significó que, cuando se cruzasen con gatos siameses, de ellos nacerían gatitos con las patas blancas. 

El nombre de Snowshoe hace referencia a esas patas de color blanco, ya que dan la sensación de que el animal ha caminado por la nieve. Años más tarde, Dorothy Hinds-Daugherty perdió el interés por esta raza, pero en 1977 la criadora Vikki Ollander siguió criando ejemplares de Snowshoe con ayuda de otros criadores, consiguiendo que fuera reconocida oficialmente en 1983

Fuera de Estados Unidos, esta raza no es muy común, y es muy raro y complicado comprar o adoptar un ejemplar de esta raza. Como curiosidad, la famosa gatita de internet Grumpy Cat es probable que fuera de raza Snowshoe, aunque también padecía enanismo felino y maloclusión, de ahí su aspecto de mal humor.

Tipos de Snowshoe

Similar a su antepasado el gato siamés, los gatos Snowshoe son de tamaño medio, con un cuerpo musculoso pero equilibrado y con una cola proporcional a su cuerpo y afilada. Sus ojos son redondos y grandes, de diferentes tonalidades de azul, y sus orejas se vuelven redondeadas en la punta. Son gatos mucho más redondos que los siameses, y los machos son más robustos que las hembras. 

Sus grandes características son los calcetines blancos de sus patas, más largos en las patas traseras que en las delanteras, y una mancha en la cara con forma de V invertida de color blanco. Los zapatitos blancos de sus patas son los que le dan el nombre de Snowshoe a esta raza de gato.

Colores

Los colores del gato Snowshoe son prácticamente los mismos que los del gato siamés, desde el rojo, el crema, el azul y el chocolate hasta el marrón, el seal, el lila, el pointed tabby y el tortie pointed. Las tonalidades más populares de esta raza de gato son el azul y el seal.

Snowshoe

Tipos de pelo

El pelaje de esta raza de gatos es de longitud corta y denso, suave al tacto, no tiene capa lanosa y es muy satinado. En cuanto a los colores, admite todos los tipos de tonos de los gatos siameses. 

El cachorro de gato Snowshoe

Los gatitos del Snowshoe nacen de color blanco y, a medida que van creciendo, adquieren sus colores característicos o sus patrones (points) de colores. 

Lo ideal en esta primera etapa de la vida de un Snowshoe es empezar con su socialización para que, en un futuro, sepan enfrentarse a cualquier situación, sobre todo en relación con otros animales como gatos o perros. Es necesario también exponerles desde bien pequeños a toda clase de estímulos.

Carácter y comportamiento del Snowshoe

Esta raza de gato tiene un carácter muy dulce, cariñoso y sociable, teniendo mucho apego por sus dueños, lo que le hace muy dependiente a ellos, no gustándoles demasiado la soledad. 

Son unos animales muy sociables, pudiendo relacionarse tanto con otros animales como con niños y, además, son muy juguetones, siendo muy fácil para ellos el ejercicio físico diario gracias al uso de juguetes o de árboles para gatos.


Hacerles aprender algunos trucos es algo fácil debido a su gran inteligencia. Curiosamente, a estos animales les gusta el agua y les entretienen mucho los grifos y los remolinos de agua. Que no te extrañe si te acompaña durante tu baño y termina aprendiendo a nadar. 

Aunque hemos mencionado que es un animal muy tranquilo, también es muy comunicativo y parlanchín, siendo capaz de “mantener conversaciones” con sus dueños mediante maullidos y ronroneos constantes. 

Curiosos por naturaleza, les encanta explorar sus alrededores, teniendo tendencia a escaparse si se deja una puerta o ventana abierta. Su naturaleza activa le convierte en un gato muy glotón, aunque se puede compensar mediante el ejercicio diario con juguetes o corriendo y saltando por la casa. Les gustan los sitios altos, así que considera hacerte con un circuito para gatos con diferentes alturas para que se ejercite de la manera más fácil y sencilla para él.

Atento a su afán por robar propiedad ajena, pues es posible que encuentres algún objeto que dabas por perdido cerca de su cuenco de agua, comedero o cama. 

¿Cómo alimentar a un Snowshoe en función de su edad?

Al igual que el resto de razas y ejemplares de gatos, los Snowshoe necesitan una alimentación nutricionalmente adaptada a sus necesidades. La proteína animal es esencial para ellos y, para evitar el sobrepeso, deben de ingerir una cantidad reducida de hidratos de carbono. 

Lo ideal es consultar con un veterinario sobre la mejor alimentación para tu gato Snowshoe, teniendo en cuenta su peso, tamaño, edad y si está esterilizado o no.

Alimentación por etapas

Cada gato, independientemente de su raza, se deberá alimentar de una forma determinada dependiendo de la etapa de vida en la que se encuentre. 

Los Snowshoe bebés deberán ser alimentados con un pienso o comida húmeda para gatitos desde que nacen hasta el año de edad aproximadamente.

Los gatos adultos y senior tienen su propio pienso especial acorde a sus necesidades. Si, además, el gato está esterilizado, lo mejor es alimentarle con un pienso específico para gatos esterilizados que les evite el sobrepeso típico de la castración. 

Con la comida húmeda te aseguras de que esté suficientemente hidratado pero, en caso de decantarte por el pienso seco, asegúrate de que tiene cerca su cuenco de agua.


Salud del gato Snowshoe

Los gatos Snowshoe no presentan enfermedades congénitas típicas de la raza, sólo enfermedades generales de los gatos. Probablemente, por su ascendencia siamesa, pueden tener las mismas enfermedades o similares que esta raza de gato.

Aunque es un gato muy activo, puede sufrir de sobrepeso si no se ejercita de manera habitual o si no es alimentado de manera correcta, en especial si está esterilizado. Como todos los gatos, es necesario que visite al veterinario al menos una vez al año y que se le vacune y desparasite cuando toca. 

Cuidados de un gato Snowshoe

La raza de gato Snowshoe no necesita de cuidados específicos y su mantenimiento es muy sencillo. 

Pelo

El pelaje de la raza  Snowshoe es corto, liso y muy compacto, lo que hace que no necesite de muchos cuidados concretos. Bastaría con un cepillado semanal para eliminar cualquier pelo muerto que se le ha pasado. Como todos los gatos, ellos se encargan de su higiene personal, aunque esta raza admite que se la bañe muy de vez en cuando, en especial por ser una actividad que les gusta, más que por necesidad.


Piel

La piel de los gatos Snowshoe no necesita de muchos cuidados. El cepillado semanal para eliminar el pelo muerto también beneficia a su piel, ayudando a que su sebo protector se distribuya a lo largo de su cuerpo.

Otros (Ojos, oídos…)

Revisar los ojos y los oídos del gato es esencial para prevenir cualquier enfermedad o infección. Limpiarles los ojos con una gasa esterilizada y un poco de suero fisiológico es ideal para eliminar cualquier resto de polvo o de elementos extraños que se le pueda haber quedado en el ojo y, de esta manera, poder evitarle una conjuntivitis u otra infección futura.

Lo mismo con sus oídos. Aprovecha los momentos de su cepillado semanal para revisarle los oídos y limpiarlos si se ven demasiado sucios, también con una gasa esterilizada y un poco de suero fisiológico o, en su defecto, alguna solución específica para la limpieza de oídos. 

Por último, no hay que olvidarse de sus dientes y de sus uñas. Limpiarle los dientes para evitar que se les caigan con el tiempo o revisar que sus uñas no estén demasiado largas también forma parte de su higiene y de su salud.


Adopción de un Snowshoe

Si te acabas de enamorar de esta raza de gato tan especial, tenemos malas noticias para ti. Aunque es una raza muy popular en Estados Unidos, en Europa es prácticamente desconocida, y no existen muchos criaderos de esta raza en particular, mucho menos en España. 

Por esa razón, encontrarte con un ejemplar de Snowshoe en algún refugio o protectora va a ser algo complicado. Aún así, si lo que quieres es un gato, te animamos a que le des una segunda oportunidad a cualquier gato de refugio o protectora, independientemente de su raza o aspecto. Además, los gatos de raza mestiza son más sanos, tienen menos enfermedades y viven muchos más años que los gatos con pedigrí, así que serás igual de feliz y tendrás un compañero único en tu vida con un gato mestizo.


Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

Perros con pelo rizado: Aprende a cuidar su pelaje

Kai: Consejos, cuidados y características

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.