Enfermedades más comunes del westy. ¿Cómo cuidar la salud del West Highland White Terrier?

Tamaño medio, aspecto adorable, expresión dulce y capa de pelaje blanca. Así podríamos describir al Westy (o Westie), una raza originaria de Escocia con gran temperamento y carácter alegre. Pero ¿cuáles son las enfermedades más comunes del westy? ¿Y qué cuidados requiere?

Las enfermedades más comunes del Westy

Robusto y valiente, aunque su tarea en origen era la caza de zorros, su misión actual es la de repartir cariño (y sonrisas) entre las familias que deciden incluir a este simpático miembro en sus vidas.

Aunque seguro que ya sabes que a inquieto, astuto, y testarudo no le gana nadie, también debes conocer cuáles son las enfermedades más habituales del Westy (West Highland White Terrier). Identificar los primeros síntomas o conocer qué cuidados necesita tu amigo peludo para mantenerlas a raya pueden ser las claves para asegurarte de que su salud sea inmejorable. ¡Vamos a verlas!

Quijada del Westy, entre los 3 y los 6 meses

Su nombre técnico es el de Osteopatía craneomandibular y se origina en cachorros, entre los 3 y los 6 meses de edad. Provoca un crecimiento anormal del hueso de la quijada, aunque desaparece cuando el can cumple su primer año de vida.

El tratamiento de los síntomas requiere del uso de antiinflamatorios para paliar el dolor en la zona y evitar que el perro tenga dificultades para alimentarse.

Infección de oídos

Para que tu simpático compañero blanco no sufra una otitis, los expertos recomiendan hacerle una limpieza de oídos cada semana. En ella, debes asear las orejas con una gasa humedecida en suero o agua y después, secarlas bien. El secado es especialmente importante no solo en esta limpieza sino también después del baño para evitar la acumulación de cera y la entrada de agua.


Hepatitis, sin síntomas

La raza Westy sufre un desorden genético que origina la enfermedad hepática. La causa es la tendencia genética a acumular depósitos de cobre, que provocan la destrucción de hepatocitos. 

Es especialmente peligrosa porque en muchas ocasiones aparece sin síntomas, pero se hace evidente de forma drástica con un fallo hepático entre los 3 y los 6 años. Puedes mejorar el pronóstico de tu compañero a partir del primer año de edad, solicitando a tu veterinario una prueba para analizar los niveles de cobre en el hígado.

Conjuntivitis, a raíz de las legañas

Sí, el Westy tiene una predisposición a acumular legañas. Por eso, deberás prestarles mucha atención a sus ojos y retirarlas para evitar una inflamación de la conjuntiva.

Dermatitis, con erupciones cutáneas

Si tu veterinario no te indica lo contrario, deberás bañar a tu amigo, como máximo, una vez al mes. Esta raza es propensa a sufrir dermatitis en forma de erupciones en la piel y con los baños frecuentes solo conseguirás agravar la situación. Igual de importante es que siempre elijas productos específicos neutros y suaves para su aseo.

La prevención, clave en la salud del Westy

Es importante que conozcas las enfermedades más comunes del westy para que puedas prevenirlas. La calidad de vida de tu pequeño va a depender, en gran medida, de los cuidados que le ofrezcas, así que veamos a cuáles debes prestar especial atención:

  1. Revisión veterinaria cada 6 meses o un año. Acude a hacer revisiones periódicas para cumplir el calendario de vacunación y desparasitación. Además, te asegurarás de que, ante cualquier patología, una rápida detección facilitará su tratamiento.
  2. Dieta equilibrada. Consulta con tu veterinario cuál es la alimentación más adecuada para tu amigo peludo en función de su raza, edad, estilo de vida y de salud.
  3. Higiene dental. Los perros de razas pequeñas y medianas tienden a acumular placa bacteriana y sarro. Procura realizar cepillados dentales periódicos a tu mascota desde cachorro para que se familiarice.

¡Se nos olvidaba! Además de estos cuidados, nosotros te recomendamos algo que mejorará su salud notablemente: ¡dosis extra de mimos y juegos

Experta en animales con experiencia laboral en el sector de más de 12 años. Trabajar en Tiendanimal me ha permitido trabajar más de cerca de ellos, ayudando a su bienestar y a mejorar la relación con sus dueños a través de los productos, consejos y artículos que hemos incorporado. Soy experta en acuarios y en salud felina, y llevo colaborando con protectoras más de diez años coordinando las donaciones de material para hacer su labor mas fácil. Las mascotas son mi trabajo y también mi pasión.
« Anterior

¿Cómo educar a un cocker? Consejos para su adiestramiento

¿Cómo cuidar la higiene de mi galgo afgano? ¿Cómo cuidar el pelo de mi galgo afgano?

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.