La nutrición de una chinchilla. Parte I: Dieta alimenticia.

La nutrición de una chinchilla. Parte I: Dieta alimenticia.

“Fotografía tomada de NocteVela”
“Fotografía tomada de NocteVela”

La nutrición de una chinchilla es de suma importancia para su salud y longevidad. La mayoría de los problemas de salud son consecuencia de una dieta incorrecta, pero se pueden evitar una vez que conoces lo que necesita tu mascota exactamente; de este modo puedes leer los nutrientes específicos de cada alimento que compres y comprobar si tiene o no los elementos que tu chinchilla necesita.

 Las chinchillas son animales herbívoros (es decir, animales que comen plantas), y en la naturaleza su dieta sería suave: se alimentan de semillas, raíces, hojas, frutos, bayas, corteza, alfalfa y diferentes hierbas; alimentos con un alto porcentaje de fibra.

 En cautiverio, muchos propietarios no toman en consideración el tracto digestivo sensible que tiene una chinchilla y sustituyen su dieta básica con una gran cantidad de golosinas y gránulos que contienen otros alimentos o están hechos para otros animales (como conejos o cobayas). Es por eso que nos encontramos con muchos propietarios que se preguntan por qué su chinchilla no quiere comer sus pellets de chinchilla o comienzan a experimentar, a edades muy tempranas, problemas de salud.

 Como mascotas, las chinchillas tendrán una buena salud en general cuando se les dé una dieta balanceada de concentrados (pellets) y forraje (heno). Hay que tener cuidado a la hora de incluir en la dieta diaria alimentos como trigo triturado, copos de avena, trigo inflado o semillas de girasol porque, a la larga, será perjudicial. De igual modo, la alimentación con cacahuetes, pasas o fruta y verdura fresca debe evitarse, aunque se puede ofrecer algún día a modo de golosina.

 La dieta correcta de una chinchilla debe estar compuesta por un 30% de fibra, un 14-16% de proteína, 35% de hidratos de carbono, 3,5% de grasa y aceite, 4% de azúcar, 6% de minerales y 10% de humedad elemento/rastro, 32.400 Vitamina D, Vitamina A 14.000, 80 vitamina E. [Kennedy, 1970]. De este modo, cualquier dieta que no esté cercana a estos valores tendrá efectos sobre la salud de la chinchilla.

 Las proteínas vegetales son necesarias en la dieta diaria para ayudar a que la chinchilla tenga un buen pelaje; no solo facilita un crecimiento adecuado, también le da fuerza y calidad al tacto. Estas proteínas son el segundo elemento que debe mirarse en los alimentos comerciales para chinchillas, después de la fibra. Una dieta baja en proteínas produce mal aspecto en el pelaje, además de otros síntomas como desvanecimientos y pelo frágil y seco. Aunque la herencia tiene también influencia, en general el pelaje denota una buena o mala alimentación.

 La fibra es el elemento más importante; debe ser la base de la dieta alimenticia diaria ya que el intestino de estos animales necesita movimiento continuo. Sin embargo, debe darse en las proporciones correctas para evitar problemas como diarrea, hinchazón u otros trastornos digestivos.

 No todos los alimentos que encontramos a la venta contienen los valores nutricionales adecuados que debe tener un alimento para chinchilla, por eso, lo mejor es adquirir primeras marcas de pellets, complementos y suplementos nutricionales.

 Azucena Gual. Bióloga y criadora de chinchillas.

Todos nuestros artículos sobre nutrición aquí.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.