Adaptación del gato frente a los cambios

En la vida de cualquier gato doméstico se producen grandes acontecimientos que generan cambios en el ambiente donde él vive. Los gatos son muy dependientes de su entorno y se alteran bastante cuando algo está fuera de lugar, pero podemos ayudarlos a superar estas situaciones con algunos pequeños trucos que harán más fácil su adaptación.

 

Adaptación del gato con el nacimiento de un niño

Todo cambia en la vida de un gato (y en la de sus amos) cuando un nuevo bebé llega a la casa. Por más que uno se esfuerce, queda menos tiempo para atender a las mascotas. Es importante empezar desde el embarazo con cualquier cambio que se quiera hacer, por ejemplo que el gato ya no tenga acceso a la habitación que será del niño, cambiar de sitio su bandeja sanitaria o cualquier otra modificación que sea necesaria. Así él no relacionará estos cambios con la llegada del bebé.

Al principio el animal se sentirá curioso y querrá oler y ver al nuevo integrante de la familia. Déjale acercarse, siempre bajo tu supervisión, y satisfacer su curiosidad. Incluso trata de acariciarle y hablarle cuando estés con el bebé para que se quede tranquilo. Si lo regañas en ese momento el gato aprenderá que cuando el niño está presente, él recibe malos tratos, mientras que cuando duerme todo vuelve a ser como antes. Esto, obviamente, lo predispondrá mal hacia el bebé.

A veces los gatos parecen “adoptar” al bebé y quieren dormir en la cuna, lo cual no es conveniente. Ponte en su lugar, la cuna siempre está caliente, es cómoda y tiene olor a leche. Esto resulta muy tentador para cualquier gato que se precie. Si esto ocurre intenta darle otro canasto cómodo donde dormir.

Así como el gato se habitúa al niño, también el niño se acostumbra y aprende a apreciar al gato. Es maravilloso ver como cuando crece intenta tocarlo o se queda paralizado mirándolo. Los gatos se vuelven bastante tolerantes con los niños de la familia, pero de todos modos hay una edad, a partir del primer año y hasta los tres, en que debes supervisar los contactos, ya que es muy común que les tiren de la cola o de los bigotes y que los gatos respondan con un arañazo o bufido amenazador.

 

Adaptación del gato en las vacaciones

En general a los gatos no les agrada viajar ni cambiar de ambiente. Si es posible, es mejor pedir a alguien que se quede con él en tu casa o que pase diariamente a darle su alimento y limpiar la bandeja. Sin embargo, algunos gatos se adaptan muy bien a una casa de verano donde van desde pequeños. Si decides llevar a tu gato de vacaciones contigo colócale en una caja o transportín donde se sienta protegido y oculto para que se estrese lo menos posible. Una vez que llegues al lugar de veraneo revisa bien que no pueda escapar por alguna ventana y que no haya peligros para él, como cables de electricidad a la vista (si es pequeño), estantes inestables de donde pueda caerse, adornos pesados que pueda voltear, etc.

 

Adaptación del gato en las mudanzas

Las mudanzas son situaciones muy estresantes tanto para las personas como para el gato. Ya desde que empiezas a preparar las cajas o canastos él sabrá que algo extraño sucede y estará nervioso. Es mejor si le preparas una habitación o un rincón con sus cosas para que se sienta más seguro. Si el sitio a donde te mudas es similar al anterior, le será fácil adaptarse, ya que solo tomará posesión de los lugares que prefiera y se tranquilizará. Si, en cambio, pasas de casa a apartamento él puede sentir la falta de espacio.

Préstale atención y dale juguetes que sirvan para perseguir o trepar o cualquier otra actividad en que gaste energía. En el caso de que te mudes a una casa, es mejor no dejarle salir al jardín los primeros días, hasta que se haya adaptado y apropiado de algunos sitios en el interior. Las primeras veces que salga es mejor que lo vigiles para que no pueda escaparse y perderse, o incluso tratar de regresar a su antiguo hogar. Si ves que se comporta bien y siempre vuelve a la casa, puedes ir dejándolo solo de a poco.

 

Adaptación del gato tras la pérdida de su amo

Esta pérdida puede ser temporaria, como en el caso de una hospitalización, o permanente. En ambos casos es conveniente, siempre que sea posible, que el gato pueda quedarse en su casa por un tiempo. Si debe cambiar de dueño es mejor que lo conozca y se adapte a él o ella en el ambiente que le resulta familiar, así cuando deba dejar el lugar, ya estará acostumbrado a la nueva persona que se ocupará de él. Es importante que se lleven con él sus pertenencias, es decir, el plato de comida, su cama, su bandeja sanitaria, rascador y cualquier otro objeto con el que esté familiarizado. Esto lo ayudará a adaptarse a un nuevo hogar.

En general para cualquier cambio importante en la vida de un gato, lo que hay que tener en cuenta para que no pase un mal rato es hacerlo de forma gradual y tratar que no asocie la nueva situación con algo malo para él. Con paciencia y observación se puede lograr que la adaptación del gato a una nueva vida sea buena.

 

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.