Las flores de Bach

Las flores de Bach son un conjunto de 38 remedios muy útiles para tratar las emociones que están alteradas, como el miedo, los celos, la agresividad, la inseguridad, etc. con el fin de corregirlas antes de que puedan provocar enfermedad en el cuerpo de cualquier animal o persona.

Se denomina Remedios florales de Bach a una serie de 38 infusiones naturales extraídas de flores silvestres de la región de Gales, Gran Bretaña, cuyas propiedades curativas fueron descubiertas por el médico galés Edward Bach entre los años 1926 y 1934.

Estas flores actúan sobre los estados emocionales de hombres y animales y sobre las propiedades vitales de las plantas. El Dr Bach postuló que la enfermedad es el resultado del desequilibrio emocional, que dicho desequilibrio se produce en el campo energético del ser vivo y que si persiste, se produce la enfermedad en el cuerpo físico. La verdadera cura para cualquier enfermedad consiste, entonces, en corregir la emoción alterada que llevó a la aparición de la enfermedad y no solamente en anular los síntomas. Y esto lo consigue con las flores de Bach.

Si quieres saber más sobre este remedio natural aplicado a perros y gatos visita nuestro otro post, en el que podrás saber cuándo utilizarlas con tu mascota y cuáles son los casos más frecuentes para comenzar el tratamiento.

Historia de las flores de Bach

El Dr Bach consideraba que la medicina de su época solo paliaba los síntomas de los pacientes, sin atender a su sufrimiento real. Poco a poco se fue dando cuenta que un mismo tratamiento no siempre curaba una enfermedad, que remedios que curaban a un paciente no actuaban en otros, que pacientes similares en temperamento respondían al mismo remedio, llegando finalmente a la conclusión de que la personalidad del individuo tenía tanta o más importancia que el cuerpo en el tratamiento de la enfermedad. Otra convicción importante que lo llevó a desarrollar las flores de Bach fue ver que los tratamientos causaban muchas veces más sufrimiento que la enfermedad misma, entonces pensó que la verdadera curación debía ser suave, sin dolor y benigna. Finalmente abandonó su floreciente práctica médica y se instaló en el campo de Gales a crear su sistema médico a partir de las flores silvestres del lugar.

La afirmación de que la enfermedad parte de las emociones de cada individuo no pretende negar la existencia de virus, bacterias y demás agentes causales de enfermedades. Lo que postula es que el temperamento de una persona o animal es un factor determinante en la manera en que reacciona el cuerpo ante cada microorganismo o padecimiento, pues un mismo agente puede causar una enfermedad leve o severa en distintos individuos. Sabemos, por ejemplo, que una actitud positiva ayuda mucho al enfermo a superar su padecimiento.

¿Cómo se preparan las flores de Bach?

Las flores de Bach comprenden 38 remedios, de los cuales solo uno no proviene de una flor, sino del agua de un manantial con propiedades curativas (rock water). Cada remedio corrige un estado emocional diferente, por eso es necesario un diagnóstico cuidadoso de cada paciente para poder recetar los remedios que necesita. Hay flores para distintos tipos de miedo, para la inseguridad, para los celos y la agresividad, para la envidia, para la impaciencia, para la angustia, para el eterno soñador, para el que se siente cansado o agobiado por responsabilidades, etc. En los animales usamos solo algunos, pues sus emociones son más básicas y no presentan un abanico tan amplio como el de los humanos. Además ellos no nos dicen lo que sienten, por lo tanto debemos intuirlo por su temperamento, por el estudio de su historia y ambiente y por la experiencia clínica de cada terapeuta.

Una vez que se ha analizado la situación se prescribe la combinación de remedios para un determinado individuo. Se recomienda no agrupar más de 6 flores de Bach por vez, y cuanto menos sean, más rápido se verá el efecto deseado. La preparación se entrega en un frasco de vidrio opaco con un gotero; es una mezcla de unas pocas gotas de cada infusión, agua mineral y coñac en una cantidad ínfima como conservante. En las personas puede haber resistencias al tratamiento o un efecto “psicológico” que lleva a la mejoría, pero esto no se aplica a los animales. En ellos, al igual que en los niños, los remedios actúan en forma rápida y marcada, siempre que se hayan escogido bien las flores. Estos remedios son completamente inocuos y compatibles con cualquier otro tratamiento que se esté realizando. Pueden tomarlo los bebés, los viejos, las hembras preñadas, animales con insuficiencia renal, cardíaca o cualquier otro padecimiento agudo o crónico. Si se indica una flor que no es la apropiada no ocurre ningún daño al paciente, pero no se verá el efecto esperado.

¿Para qué se utilizan las flores de Bach?

Las flores de Bach son muy útiles ante cualquier enfermedad que se deba al estrés, que no es más que una emoción que altera el normal flujo de energía en el cuerpo. También en el caso de mascotas que se asustan de los ruidos o de personas o animales extraños. Si debemos ausentarnos y sabemos que nuestra mascota va a sufrir por ello, las flores pueden ayudar a mitigar el efecto de nuestra partida. Si tenemos una hembra primeriza que está nerviosa porque se aproxima su parto, una terapia con flores la ayudará a que todo transcurra más fácilmente; lo mismo en caso de una cirugía o internación. También ayudarán a sobreponerse a los celos por la llegada de un nuevo miembro a la familia, ya sea un bebé u otra mascota. Algunos casos de agresión responden bien a esta terapia.

Hay animales que se lamen hasta lastimarse para llamar la atención o por aburrimiento; otros que se angustian tanto cuando se quedan solos que rompen cosas o ensucian donde no deben. Todos estos padecimientos que tienen un claro origen emocional responden muy bien a las flores de Bach.


Rescue Remedy: el remedio de urgencia

Hay un medicamento compuesto por cinco flores que es el remedio de urgencia (Rescue remedy) del sistema Bach. Este es muy útil en los animales porque sirve a grandes rasgos para tratar cualquier situación de gran estrés. Como ya dijimos, las emociones de nuestras mascotas son más simples que las nuestras y gran parte de sus padecimientos se originan en una situación traumática que les genera miedo, ansiedad y deseos de escapar aunque esto implique herirse en el intento. Para este conjunto de emociones es el Rescue remedy. Como regla general se pueden administrar 4 gotas de la dilución 4 veces al día como mínimo y se puede aumentar la frecuencia hasta cada 15 minutos si es necesario hasta lograr el efecto deseado.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.