Enfermedades de los conejos

Enfermedades de los conejos

Conoce las diferentes enfermedades del conejo, como cursan y su gravedad, además de los síntomas a tener en cuenta para diagnosticar cualquier problema de salud.

Síntomas de un conejo enfermo

Si observas un comportamiento extraño en tu conejo o algún cambio en su cuerpo, presta especial atención a los síntomas para diagnosticar posibles problemas de salud o enfermedades. Algunos de los síntomas que pueden indicar que un conejo está enfermo son:

  • Come menos o tiene dificultad para comer.
  • Está más delgado.
  • Tiene pérdidas de pelo o calvas que no están relacionadas con la muda.
  • Bultos en la piel.
  • Inflamación en las mamas.
  • Diarrea o heces demasiado blandas que persisten en el tiempo.
  • Ronquidos, estornudos, tos, mocos o dificultad para respirar.
  • Ojos llorosos, rojos o irritados.
  • Cabeza inclinada hacia un lado.

Algunas de las causas por las que aparecen determinadas enfermedades de los conejos son una mala alimentación o comida en mal estado, una jaula inadecuada, heridas mal curadas, una higiene incorrecta, estrés o temperaturas excesivas.

Enfermedades de los conejos con origen vírico

 

  • Mixomatosis. Enfermedad grave, contagiosa y mortal que se evita mediante la vacunación anual o cada 6 meses. Cursa con síntomas como la falta de apetito, el decaimiento, la inflamación en la cara y otras partes del cuerpo, y no existe un tratamiento para tratarla, causando la muerte en menos de un mes. La prevención es la mejor y la única forma de proteger a nuestro conejo.
  • Fiebre hemorrágica. Virus muy agresivo que provoca convulsiones y hemorragias nasales que terminan en muerte en menos de 3 días. Algunos de sus síntomas son anorexia, apatía, signos nerviosos y problemas respiratorios. Se previene con una pauta adecuada de vacunación.
  • Rabia. Aunque está prácticamente erradicada en algunas zonas aún se dan brotes de esta enfermedad. No tiene cura y la forma de evitar su contagio es mediante la vacunación anual.

Enfermedades de los conejos producidas por bacterias y hongos

 

  • Conjuntivitis e infección de ojos. Inflama los ojos y aparecen secreciones; en estado avanzado el pelo de alrededor de los ojos se queda pegado y con legañas que impiden que los pueda abrir. También se puede producir irritación por otras causas como el polvo (incluído el que levanta a veces el heno) o el humo del tabaco. Es una de las enfermedades de los conejos más fáciles de curar, mediante gotas oftalmológicas recetadas por su veterinario. No obstante, debe ser tratada cuanto antes para que el animal no empeore.
  • Otitis y otras enfermedades del oído. Se suele identificar por la cabeza ladeada y la pérdida del equilibrio. Afecta, primero al oído medio y luego al interno, produciendo inflamación, picor y dolor. Debe detectarse a tiempo para tratarla con antibiótico y antiinflamatorio.
  • Pasterelosis. Suele producirse debido al ambiente, al clima, al polvillo que levanta el alimento seco y al estrés acumulado. Cursa comúnmente con estornudos, ronquidos y secreciones nasales. Si la enfermedad no está muy avanzada, tiene buen pronóstico con el tratamiento con antibiótico.
  • Neumonía. Es similar a la pasterelosis en cuanto a síntomas (estornudos, ronquidos, tos, mucosidad) pero mucho más peligrosa y complicada, ya que llega hasta los pulmones y dificulta la respiración. Su tratamiento es también con antibióticos.
  • Abscesos en la piel. Bultos llenos de pus provocados por bacterias. Requiere tratamiento y curas diarias para eliminar la infección y los abscesos.
  • Tarsos ulcerados. Heridas en las patas que se infectan y producen pododermatitis. Las heridas suelen aparecer e infectarse cuando el suelo de la jaula no es adecuado y el ambiente es húmedo.
  • Tularemia. Es una de las enfermedades de los conejos clasificada como muy grave debido a que no presenta síntomas y sólo se puede detectar mediante pruebas de laboratorio. El animal deja de comer y, si no se detecta a tiempo, al no alimentarse pueden morir en 3-4 días. La Tularemia está relacionada con las pulgas y los ácaros.
  • Coccidiosis. Los coccidios son microorganismos que atacan el estómago del conejo cuando tiene bajas las defensas o tiene un nivel alto de estrés. Algunas de los síntomas son la pérdida de pelo y los gases y diarreas continuos y en exceso; el animal deja de comer y de beber y termina muriendo. Es una de las enfermedades de los conejos que más mortalidad produce.
  • Mastitis. Infección en las mamas que produce fiebre e hinchazón. Se trata con antibióticos.
  • Tiña. Afecta a la piel y es muy contagiosa debido a la gran velocidad a la que se reproduce. Cursa con la pérdida de pelo y costras en la piel, sobre todo en la zona de la cara. Si convive con más animales es muy importante aislar al conejo infectado, además de desinfectar nuestras manos cuando tratemos con él.

Enfermedades del conejo producidas por parásitos

Las enfermedades de los conejos parasitarias pueden ser internas o externas.

  • Sarna. Enfermedad producida por ácaros de origen parasitario externo. Es muy contagiosa entre conejos y produce picor, heridas y costras. Es fácil de prevenir y de tratar con ivermectina.
  • Pulgas y piojos. Muy común en conejos que conviven con perros o que salen al exterior. El animal se rasca de forma excesiva debido al picor. Debemos tener cuidado y prevenir esto desparasitando al conejo puesto que, aunque no es una enfermedad complicada, los parásitos pueden transmitirles enfermedades peligrosas como la mixomatosis y la tularemia. Su origen es externo.
  • Diarrea. Suele deberse a una alimentación inadecuada. Los cambios bruscos en la dieta y el no lavar la comida fresca antes de ofercerla son las causas más comúnes. El aparato digestivo de los conejos es muy sensible a los cambios, por lo que siempre debemos hacerlos de forma gradual. El mayor problema de las diarreas es que el conejo se siente decaído, pierde el apetito y se deshidrata muy rápido.
  • Infección por coliformes. Ésta infección también produce fuertes diarreas que, si no se frenan, pueden causar la muerte por una deshidratación severa. Debes acudir al veterinario para que le administre un tratamiento inyectable.

Problemas de salud frecuentes en conejos

Aunque no los clasifiquemos dentro de las enfermedades de los conejos como tal, los siguientes problemas de salud son muy comunes en la especie y también debemos prestarles atención:

  • Sobrecrecimiento dental o malformaciones. Los incisivos superiores o inferiores crecen de forma excesiva llegando a desplazar la mandíbula hacia atrás. Los conejos no pueden alimentarse bien y, si no hacemos nada, pueden llegar a morir por inanición. Recortando o limando los dientes en el veterinario de forma regular evitaremos este problema. Además, si le proporcionas alimentos o maderas que puedan roer, también se desgastan de forma natural mientras los conejos se divierten.
  • Golpe de calor. Los conejos aguantan mejor el frío que el calor. Cuando se exponen a temperaturas superiores a los 30ºC, tienen escasez de agua y no disponen de un lugar fresco donde refugiarse, es muy fácil que sufran un golpe de calor que, incluso, les cause la muerte. Debes resguardar a tu conejo del calor excesivo y cerciorarte de que disponga siempre de agua fresca. Presta especial atención en verano cuando jadean y se tumban estirando las cuatro patas buscando el frescor del suelo. Si detectas esto, llévale a un lugar más ventilado y mojale la cabeza y las axilas para que recupere de forma gradual su temperatura corporal.
  • Catarro. Los resfriados son una de las enfermedades de los conejos más comunes cuando hay demasiada humedad o corrientes de aire directas. Es muy frecuente que suceda cuando tienen las defensas bajas y cursa con estornudos, ojos llorosos y secreciones nasales.
  • Alopecia. Un déficit de alimentos, vitaminas y nutrientes suele ser la causa de la caída del pelo en los conejos, además del estrés. Consulta con el veterinario la dieta del conejo y los posibles suplementos.
  • Orina de color rojizo. Debido también a un desequilibrio o déficit en la dieta. Es posible que le estes dando un exceso de algún alimento o que le falten legumbres, fibras o vitaminas. No debes confundir la orina rojiza con la orina con sangre, la cual sí sería un problema de salud grave.
  • Bolas de pelo en el estómago. Este problema puede estar relacionado con el anterior. Los conejos se acicalan lamiendose el pelo y lo ingieren. Esto puede causar una obstrucción debido a que las bolas de pelo no se digieren. Una dieta alta en fibra y con mucho heno, además de cepillarles de forma habitual para retirar el pelo suelto, es la solución.
  • Heridas o zonas inflamadas. Debemos estar pendientes y revisar que no tengan heridas para evitar que se infecten y se vuelvan peligrosas para la salud.
  • Párpados doblados hacia dentro. Conocida como invaginación de los párpados o entropión, produce irritación y supuración en el lagrimal. Si no se trata puede llegar a infectarse y causar ceguera.
  • Obesidad. La obesidad es una de las enfermedades de los conejos más frecuentes debido a la cantidad de comida que comen y a la falta de ejercicio diario. Proporciona a tu conejo una dieta adecuada y de calidad y deja que salga de su jaula un rato cada día para que pueda jugar, correr y saltar, promoviendo una actividad saludable.
  • Estrés. La soledad, la falta de actividad y la falta de contacto con su humano o con otros animales pueden provocar malestar y estrés en el animal. Otras causas pueden ser los cambios de hogar, del entorno y la falta de espacio en la jaula. Procura dedicarle tiempo y entretenimiento para evitarlo, además de una jaula adecuada a su tamaño donde pueda moverse con total libertad.
  • Cáncer. La mejor forma de evitar este problema de salud es la esterilización. El cáncer es una de las enfermedades de los conejos con mayor de probabilidad de aparecer, sobre todo en el caso de las hembras. Las conejas no operadas tienen un 85% de probabilidades de sufrir cáncer de útero y de ovarios, aumentando el riesgo a un 96% a partir de los 5 años. Además de evitar esta peligrosa enfermedad, mejorarás su calidad de vida, evitarás embarazos y reducirás los comportamientos destructivos o marcajes.

Cuida a tu conejo y observa cada día su comportamiento y sus síntomas para diagnosticar cuanto antes cualquier enfermedad y poder actuar a tiempo.

 

Miriam Zazo
Veterinaria Tiendanimal

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.