¿A tu perro no le gusta la hora del baño? Cómo solucionarlo

¿A tu perro no le gusta la hora del baño? Cómo solucionarlo

El momento de bañar al perro suele ser una verdadera batalla en muchos hogares. Hay perros a los que no le gusta el baño, se resisten, intentan escapar y al final terminamos más mojados nosotros y la estancia que el propio animal.

Es importante que nuestros peludines acepten bien la idea de bañarse, porque aunque en muchos casos no es necesario durante largos períodos de tiempo, pueden darse situaciones en las que no tengamos más remedio que bañarle porque se haya ensuciado excesivamente, o el caso de enfermedades dermatológicas que requieran tratamientos con baños muy frecuentes (incluso diarios) durante un período de tiempo. 

A continuación vamos a dar algunos consejos para convertir el momento del baño en un rato agradable y placentero para nuestro peludines. 

Datos a tener en cuenta cuando bañamos a nuestro perro.

La frecuencia de los baños depende de varios factores: el estilo de vida del animal, su raza y tipo de pelaje, el largo del manto, incluso de cada individuo, ya que hay perros que son más aseados que otros. Los baños demasiado frecuentes e innecesarios pueden provocar problemas en la piel y el pelo, infecciones, seborrea (caspa), e incluso hacer que el olor del animal sea más intenso. Muchas veces podemos evitar bañar al perro limpiando solo la zona sucia de forma aislada, utilizando toallitas específicas, champús en seco, o enjabonando y enjuagando solo esa zona. También es importante llevar una buena rutina de cepillados para mantener el pelaje limpio. 

Siempre debemos usar champús y productos específicos para perros, ya que el pH de su piel es distinto al nuestro. Hay champús para cada tipo de pelaje, con efecto repelente de insectos, con potenciador del color del manto, con distintos olores… 

Para sujetar mejor a nuestro perro dentro de la ducha o bañera, podemos ponerle un arnés o collar. También es conveniente colocar material antideslizante en el suelo para evitar resbalones y golpes dentro de la bañera. 

Antes de comenzar el baño es conveniente dejar las toallas a mano, así como todos los productos que vayamos a utilizar, para evitar tener que salir una vez que tengamos al animal ya metido en la ducha. También debemos comprobar que la temperatura del agua sea adecuada, ni demasiado fría ni muy caliente. 

¿Cómo acostumbro a los perros a los que no le gusta el baño?

Como ocurre con la mayoría de cosas, el momento ideal para acostumbrar a los perros a los que no le gusta el baño es cuando todavía es cachorro y todo le produce curiosidad. En el caso de perros adultos, el proceso es muy similar pero seguramente requerirá más tiempo y paciencia, sobretodo en casos en los que el animal sienta miedo ante el baño. El proceso de positivización del baño debe ser adaptado para cada animal, e iremos avanzando al ritmo que el perro marque, algunos pueden acostumbrarse en pocos intentos y otros pueden requerir avances muy lentos y progresivos hasta llegar a aceptarlo.

Hay que procurar que las primeras experiencias en la ducha o bañera sean divertidas y agradables, y debemos enseñarle que debe permanecer quieto mientras lo lavamos. Le hablaremos en tono suave y le felicitaremos cuando se comporte de forma tranquila y se deje manipular correctamente, también podemos premiar su buen comportamiento con algunas chuches. 

Las primeras veces podemos acostumbrar al animal a estar dentro de la bañera o ducha, sin agua, simplemente que aprenda a permanecer dentro tranquilo durante cortos períodos de tiempo que iremos alargando progresivamente. Después podemos introducir el agua y mojarlo lentamente, masajear el pelaje, etc. Hasta que el animal se acostumbre a permanecer en la bañera el tiempo suficiente para poder bañarlo con jabón y enjuagar bien el manto después. 

En el caso de animales a los que sí les gusta el agua pero en el momento del baño no paran de moverse o intentan jugar, podría ser muy útil enseñarles la orden “quieto”. Debemos enseñarlo como cualquier otra orden, primero fuera del baño y durante solo unos segundos, hasta alargar el tiempo poco a poco, y una vez que tenga el comando bien aprendido trasladarlo a la hora del baño. 

Siguiendo estos consejos y teniendo paciencia, podemos conseguir que bañar al perro sea un momento agradable para él y para nosotros, además de que cuando bañamos a nuestra mascota, si lo hacemos de forma correcta, estaremos afianzando más nuestro vínculo y mejorando la relación de confianza. 


Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.