¿Debería castrar a mi conejo?

Por lo general se recomienda esterilizar a los conejos machos y hembras que se tienen como mascotas. Las razones son muy similares a los casos en perros y gatos, y se trata de cuestiones de prevención de enfermedades, higiene y buena convivencia. Uno podría pensar que es “antinatural” quitarles sus instintos sexuales, pero no olvidemos que la vida como mascotas tiene muy pocas semejanzas con la vida en la naturaleza.

En lo que respecta a la salud, las ventajas de esterilizar a las hembras es que se previenen todas las enfermedades ginecológicas, incluidos los tumores de ovarios, útero y mamas. Al castrar un conejo macho se disminuye mucho la agresión y territorialidad, por lo que no se sienten urgidos a pelear con otros conejos o con gatos, por ejemplo, para defender su terreno o sus pertenencias. Una vez eliminada la necesidad de aparearse, los conejos se tornan compañeros más sociables, cariñosos y tranquilos. Además, son menos propensos a los comportamientos destructivos (como roer o escarbar) o agresivos (como atacar, morder, gruñir y demás manifestaciones).

También es más fácil enseñarle hábitos de higiene cuando el conejo está castrado. Los conejos aprenden a usar su bandeja sanitaria con más seguridad y menos riesgos de accidentes luego de la cirugía, y los machos dejan de orinar sobre superficies verticales para marcar territorio. Otra ventaja de castrar al conejo es que el orín deja de tener ese olor tan fuerte característico de los machos enteros.

No hay que olvidar el tema de la sobrepoblación de conejos. Cada año se eliminan muchos animales por falta de un hogar para ellos y debemos ser muy responsables a la hora de hacer que nuestras mascotas se reproduzcan y contribuir aún más a esta cifra. Quizás puedas conseguir hogares para varios conejitos; si es así, es mejor intentar ubicar a los que ya han nacido y están abandonados que traer más al mundo. No pienses ni por un momento en dejarlos “libres”, pues lo más probable es que acaben siendo presa de algún otro animal, o si sobreviven podrían desatar un problema ambiental al multiplicarse.

Recuerda que los conejos son animales sociales y les gusta tener la compañía de un congénere. La única forma de que puedan convivir si son de distinto sexo es castrar a los conejos para evitar que se reproduzcan una y otra vez, mientras que si son del mismo sexo, la esterilización hace que sean más dóciles y que no peleen por comportamientos agresivos o sexuales dependientes de las hormonas.

Esterilización de los conejos

Se pueden presentar algunas dudas por el riesgo que implica una cirugía, pero si buscas un veterinario con experiencia en estos animales, el riesgo es realmente mínimo. La castración de conejos es un procedimiento de rutina que se hace cientos de veces, además las drogas anestésicas inhalatorias brindan cada vez un margen de seguridad más amplio.

Se recomienda castrar al conejo cuando la hembra tiene unos 6 meses y el macho a partir de los 5 meses. Si bien ambos son sexualmente maduros un poco antes, muchos veterinarios prefieren esperar hasta esta edad para que sean un poco más grandes y la cirugía, más segura. Si estás decidido a esterilizar a tu conejo o coneja, definitivamente es mejor operarlos antes de que cumplan 1 año.

Pregunta al veterinario sobre todos los cuidados pre y post operatorios que deberás tener al castrar a tu conejo. Recuerda que los conejos no deben ayunar antes de la anestesia; es importante que el intestino siempre esté lleno en estos animales para mantener un buen equilibrio en su sistema digestivo. Tan solo 24 horas de ayuno alcanzan para que se produzca un daño hepático, por lo tanto será suficiente con retirarle la comida unas 2 horas antes del procedimiento. La droga anestésica de elección es el isofluorano, un gas que es más caro pero muy seguro y que da una recuperación bastante rápida luego de la cirugía.

Después de castrar al conejo deberás colocarle en un sitio tranquilo donde pueda descansar. Es normal que esté adormilado y con poco apetito, pero verás que pronto se recupera. Dale alimentos que le gusten para que empiece a comer lo antes posible. Deja que se mueva como quiera, evitando saltos y movimientos bruscos y revisa la herida todos los días, aplicando las curaciones que el veterinario te haya indicado. El escroto en los machos suele inflamarse mucho por acúmulo de líquidos, pero mientras no haya signos de molestia o infección, esto no debe preocuparte.

Siempre es difícil tomar decisiones que son irreversibles y que implican aunque sea un mínimo riesgo para nuestras mascotas, pero ten en cuenta que muchísimos conejos han pasado por este procedimiento sin consecuencias negativas y con todas las ventajas que enumeramos. Esto te llevará a tener una mascota más cariñosa, dócil y saludable por muchos años.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.