Tener una ardilla de mascota

Estos animalitos pertenecen a la familia de las Tamias. Existen muchas variedades en la naturaleza y últimamente se ha hecho popular como mascota la ardilla siberiana o coreana. Su cuerpo mide entre 12 y 17 cm, incluyendo la cola, por lo tanto es más pequeña que otras ardillas de su mismo género. Las parientes más famosas son las de los dibujos animados Chip y Dale, que son ardillas listadas de Norteamérica. Su pelaje es de color canela muy vivo, con cinco rayas que recorren todo su lomo alternando colores claros con oscuros. Se han logrado variedades de pelo más claro, casi blanco con rayas color almendra. Tiene orejas  pequeñas y ligeramente redondeadas en las puntas.

Tener una ardilla de mascota es cada vez más común debido a que son pequeñas y muy simpáticas. Además, a diferencia de otros roedores, son de hábitos diurnos, lo que permite observarlas en actividad más fácilmente.

¿Cómo es la ardilla listada en la naturaleza?

Su hábitat natural se extiende por el norte de Asia, desde Rusia central hasta China, Corea y norte de Japón. Vive en zonas boscosas con arbustos y pasa la mayor parte del tiempo sobre el suelo, donde construye su vivienda, aunque tiene uñas afiladas que le permiten trepar con gran agilidad y alimentarse también en los árboles. A diferencia de la ardilla mascota, en su hábitat se alimenta de plantas, semillas de coníferas, nueces, brotes de árboles, hongos y frutos del bosque, así como también de granos cultivados como trigo y avena. También pueden atacar algunos insectos, lagartijas y pájaros pequeños que están en sus nidos. Les gusta ocultar su comida enterrándola unos 5 cm bajo el suelo. Son muy limpios y asean todo su cuerpo, comenzando por la cola, incluso se acicalan unos a otros.

La época reproductiva comienza en abril, al poco tiempo de despertar de su hibernación. Hacia mayo o junio nace una camada de entre 4 y 6 cachorros aproximadamente. En Siberia nace una sola camada por año, pero en sitios algo más cálidos puede nacer una segunda durante el verano.

¿Cómo es la ardilla mascota?

Son animalitos algo tímidos y no les gusta ser tomados por la cola o el lomo; si quieres tomar una, debes colocar comida en la palma de tu mano y esperar a que suba sola. Normalmente se acostumbran a sus dueños y son amigables con ellos, pero siempre desconfían de los extraños. Si las sacas de la jaula les gusta trepar a tu hombro, pero si pueden alcanzarán rápidamente un lugar más alto, como un mueble, para poder observar los alrededores. Como son muy ágiles te conviene restringir sus salidas a una sola habitación. Ten mucho cuidado de que tu ardilla mascota no escape. Por un lado extrañarás a tu mascota, pero además pueden ser un serio riesgo para el ecosistema, pues son predadores de los nidos de aves silvestres. En Inglaterra hay gran preocupación en este momento por unas ardillas listadas que han escapado, y se ha alertado a la población para que las capturen vivas o muertas.

Si vas a comprar una ardilla coreana (o siberiana) escoge una lo más joven posible. A partir de las 6 semanas ya han sido destetadas y pueden comer solas. Busca una que tenga los ojos brillantes, el pelaje saludable, que sea activa y curiosa. En lo posible acerca tu mano y escoge la que se te acerque con más confianza. No son mascotas ideales para niños pequeños, pues se asustan fácilmente con sus gritos y movimientos torpes y bruscos.

Las ardillas como mascotas pueden vivir solas, pero disfrutarán de tener un compañero de jaula. Dos ardillas del mismo sexo se llevarán bien si conviven desde pequeñas, pero no si intentas juntarlas una vez que son adultas. Es más fácil la convivencia entre macho y hembra, incluso si las presentas de adultas. En el caso de animales de distinto sexo deberás controlar que se lleven bien durante todo el año. Si el macho está en celo y la hembra no lo recibe bien, será mejor separarlos por unos días. Recuerda darles lugares para que se oculten uno de otro si así lo prefieren.

Una vez que tengas tu ardilla mascota en casa deberás tener paciencia y “conquistarla” ofreciéndole semillas de girasol o maní, primero a través de las rejas y luego introduciendo tu mano en la jaula hasta que ella acceda a subir a tu palma. Cuando la saques de la jaula por primera vez, asegura la habitación primero, cerrando todas las puertas y bloqueando cualquier hueco donde pueda esconderse. Con el tiempo se domesticará y podrás sacarla con menos cuidados.

 

¿Tienes una ardilla de mascota o estás pensando en tenerla? Cuéntanos cómo es tu ardilla o haznos las preguntas que necesites antes de adquirir una.

Puedes leer nuestro post sobre los cuidados de las ardillas, donde encontrarás consejos sobre su alimentación, alojamiento y salud.

Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

Enfermedades de hámster: cómo detectarlas

Cuidados de las ardillas listadas

Siguiente »

1 comentario en «Tener una ardilla de mascota»

  1. Hola, tengo 4 robles llenos de bellotas en mi casa y por un momento había pensado comprar unas ardillas para que vivan en ellos. Igual es un disparate no sé si me podréis aconsejar sobre el tema.
    Muchas gracias

    Responder

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.