Cuidados de las ardillas listadas

Las ardillas listadas son roedores muy activos que resultan atractivos y se adaptan bien a la vida como mascotas. A diferencia de otros roedores domésticos, tienen hábitos diurnos, lo que te permite observarlas en plena actividad durante el día. Son algo tímidas y escurridizas al principio, por lo que deberás tomarte el tiempo necesario para que se acostumbren a tu presencia y te “adopten” como dueño. Si adquieres ardillas de criadero, seguramente ya estarán habituadas a las personas y te será más fácil ganar su confianza.

Cuando viven en cautiverio necesitan bastante espacio para trepar y un sitio donde poder ocultarse. Son menos activas durante el invierno, pero no hibernan si están en una habitación templada.

Alimentación de las ardillas domésticas

Estas ardillas son omnívoras.  Puedes alimentarlas con una mezcla de semillas para ardillas o para loros o bloques para ratones de laboratorio. También se debe agregar al menos tres veces por semana verduras frescas o frutas, nueces, maní, brotes de hierbas, como diente de león. Necesitan algo de proteínas de origen animal, así que cómprales unos gusanos de vez en cuando, recuerda que en los bosques suelen atacar los pichones de algunas aves. Siempre que les des alimento fresco calcula solo lo que comerán en el día; si les sobra lo esconderán entre el sustrato y puede ponerse rancio y volverse tóxico. Hasta que las domestiques conviene que uses platos de los que se cargan desde el exterior de la jaula, pues son animales muy rápidos y se pueden escapar fácilmente si abres la puerta. Proporciónales un bloque mineral para pájaros u otro material duro, como ramas o juguetes de madera, para roer y desgastar sus dientes.

Alojamiento y accesorios para ardillas

En cuanto al alojamiento, es mejor mantenerlas dentro de la casa, alejadas de las corrientes de aire. Necesitan una jaula grande, como mínimo de 65 x 65 x 90 cm; cualquier espacio más pequeño hará que se estresen. Generalmente se usan jaulas con paredes, piso y techo de alambre con una bandeja plástica debajo que facilita la limpieza. Las ardillas deben poder trepar por las paredes del recinto, por lo tanto no se debe usar un acuario de vidrio para alojarlas. El sustrato puede ser de heno o viruta de madera. No hace falta cambiarlo todas las semanas, pues suelen usar siempre el mismo rincón como baño y alcanza con retirar solo esa porción.

Necesitan algunos accesorios como sogas, túneles, cajas de madera para trepar y esconderse, los juguetes para loros son apropiados. Es fundamental que tengan una casita donde ocultar su comida y cobijarse para sentirse seguras. Si tienes dos ardillas, cada una deberá tener su propia casa. Una buena opción son las cajas-nido para periquitos. También necesitan ramas para trepar, cortezas donde ocultarse, tubos de cartón y una rueda grande para ejercitarse. Las ardillas toman mucha agua, así que coloca un bebedero de botella como los de conejos y cobayas.

Si tienes otras mascotas, procede con cuidado a la hora de presentarlas. Las ardillas son muy temerosas, pues son presa de muchos carnívoros en la naturaleza. Esto hará que intenten escapar si se sienten atemorizadas por un gato o un perro, despertando así el instinto de persecución de estos animales. Es mejor que pueda observarlos desde su jaula, donde puede esconderse para sentirse segura, hasta que se acostumbre a su presencia y ya no les tema.

Salud de las ardillas

En cuanto a su salud, son mascotas bastante resistentes y no son propensas a enfermedades siempre que reciban una dieta apropiada y suficiente ejercitación. Pueden tener diarrea si les das demasiada fruta o verdura frescas. También se han detectado infecciones por coccidios. Al igual que otras mascotas, pueden tener pulgas y ácaros, que se controlan mediante los productos antiparasitarios aprobados para su uso en otros roedores.

Actualmente han aparecido problemas genéticos asociados a los cruzamientos entre parientes que se hicieron para obtener las distintas variedades. Algunos de estos son epilepsia, ceguera, sordera, el paladar hendido y otras deformidades faciales. Para producir hijos más sanos es aconsejable cruzar animales que no estén emparentados.

Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

Tener una ardilla de mascota

¿Ratas de mascota?

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.