Mi gato se lame mucho, ¿a qué es debido?

Mi gato se lame mucho, ¿a qué es debido?

Los gatos son animales que invierten una gran cantidad de tiempo en lamerse el cuerpo, ya que para ellos es crucial acicalarse y cuidar de su aseo personal.

La veterinaria experta en felinos Pamela Perry, de la Universidad de Cornell aclara que «los gatos invierten entre siete y doce horas diarias en acicalarse y cuidar su aseo personal«. Por este motivo no debes preocuparte si ves que tu mascota se pasa mucho tiempo lamiéndose, cuando debes hacerlo es si unido a esto ves que tiene lesiones en la piel o calvas por la barriga, el lomo o las patas.

En estos casos, seguramente tu gato reacciona lamiéndose de forma compulsiva, así que es importante que acudas rápidamente a tu veterinario. Él detectará cual es la causa y te ofrecerá la solución más acertada. Las causas más típicas de esta actitud pueden ser el estrés (mover los muebles, cambiar de casa, traer un animal nuevo…) el aburrimiento (quizás necesite más atención de la que recibe), una enfermedad (normalmente ciscitis) o por alergias. A continuación explicamos con mayor detalle las causas más habituales e importantes:

  • En el caso de las alergias, su lamido excesivo es debido a un picor extremo y constante que necesita erradicar para aliviar la gran molestia de su delicada piel. En el veterinario podrá detectar el origen de la alergia y te indicarán cómo acabar con ella, así como el tratamiento adecuado para aliviar los picores.
  • También puede ser que tu gato padezca una ciscitis. Los constantes y compulsivos lamidos suelen ser habituales en estos casos ya que el gato busca librarse del dolor que siente lamiendo su estómago y sus patas. Puedes identificar si tu gato tiene ciscitis además de por los lamidos, si observas que tiene problemas para orinar, si apenas segrega orina cuando va al arenero o si está manchada de sangre. Si sospechas que está sufriendo esta incómoda enfermedad, como en el anterior caso, te aconsejamos llevarlo con urgencia al veterinario.
  • Algunos gatos se lamen de forma obsesiva porque se encuentran estresados o aburridos. Si el estrés o el aburrimiento no desaparecen, los lamidos acabarán siendo una conducta repetitiva. El estrés en los felinos suele ser causado por cambios bruscos (mudanzas, cambio de algún mueble en tu casa, la llegada de un bebé o de una mascota nueva). En este caso tu mascota solo necesita un poco de atención, que adecúes un poco la casa a él y habituarse él mismo poco a poco a los cambios.

Puedes probar a ponerle rascadores, un espacio de refugio solo para él o una torre alta desde la que pueda observar todo lo que ocurre en el piso y en la calle. De esta forma tu gato no solo estará entretenido, sino que además volverá a sentir que su casa es confortable y su estrés se reducirá. También puedes probar a alimentarle mediante juegos de inteligencia o interactivos o con dispensadores de snacks para que su comida sea más entretenida y estimulante. En Tiendanimal disponemos de una gran variedad de este tipo de accesorios para que escojas el que mejor te parezca para tu mascota. Pero lo más importante en estos casos es que le dediques un poquito más de tiempo, tu gato agradecerá alguna dosis de mimos extra, palabras cariñosas y juegos divertidos.

Si el gato se lame mucho es posible que te surjan dudas sobre si es bueno o no bañarlo. Normalmente no tienes que dejar de bañar a tu gato y este motivo en principio no debería ser un problema, pero es recomendable que se lo consultes a tu veterinario ya que cada caso es especial y a veces hay que tratarlo de forma diferente. Aquí te dejamos unos consejos para lavarlo cómodamente:

Cómo bañar a mi gato correctamente

  1. Cepíllalo: ayudará a quitar cualquier nudo, suciedad o pelo muerto que tenga en su pelaje. Una vez mojado esta acción será mucho más difícil de realizar, además se relajará y estará más dispuesto al baño en el futuro.
  2. Llena la bañera o la tina que utilices para su baño con agua tibia. Hazlo siempre antes de llevar al gato al baño, pues algunos se asustan ante el sonido del grifo.
  3. Tranquilízalo y consigue que se sienta seguro desde el principio. Mételo en el baño y cierra discretamente la puerta para que no pueda huir.
  4. Sé paciente y no te enfades. Si lo riñes o provocas que se altere solo conseguirás que todo se complique.
  5. Mójalo de cuello para abajo. Usa el agua y un poco que champú, masajéalo y  lávalo delicadamente.
  6. Evita el contacto del champú con sus ojos, boca y orejas, ya que esto puede irritarlo.
  7. Enjuaga el champú de su cuerpo, con cuidado y sin brusquedades.
  8. Lava su cara con agua y un paño delicadamente.
  9. Sécalo completamente, primero con una toalla y después solo si es necesario con el secador.
  10. Recompénsalo si se ha portado medianamente bien con un premio, de esta forma recordará el momento como algo agradable.

¿Has notado que tu gato se lame demasiado? ¿Le has visto calvas por el cuerpo? ¿Es muy problemático el baño de tu mascota? Cuéntanos cuál crees que puede ser la causa.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.