¿Las aves son dinosaurios?

¿Las aves son dinosaurios?

Seguro que alguna vez has escuchado la teoría de que nuestras actuales aves descienden de los antiguos dinosaurios. ¿Qué de cierto hay en esto? ¿Se ha investigado lo suficiente como para asegurar que los pájaros son dinosaurios?

La mayoría de los paleontólogos lo piensan y resulta prácticamente una evidencia. De hecho, la definición filogenética de las aves es: dinosaurio con alas y plumas capaz de volar. Si esto fuese cierto, estaríamos hablando de que algunos dinosaurios nunca se extinguieron como creíamos sino que, ahora, son aves. Y, además, tendríamos que preguntarnos por qué unos sí desaparecieron y otros sobrevivieron para evolucionar y convertirse en aves.

¿Por qué se cree que las aves son dinosaurios?

Aunque creíamos que los dinosaurios se extinguieron hace millones de años, todo apunta a que esto no es así. Algunos fósiles indican que los dinosaurios no desaparecieron de la tierra, sino que evolucionaron y las aves son sus descendientes. La primera persona que defendió esta teoría fue Thomas Huxley. Al principio la hipótesis no fue aceptada pero, en las últimas cuatro décadas, fue cogiendo mucha fuerza entre el resto de paleontólogos.

Algunas de las características o motivos que refuerzan la teoría de que las aves son dinosaurios:

  • Las aves tienen un hueso pectoral llamado fúrcula que también tenían los dinosaurios, incluso los que guardan un menor parentesco con los pájaros. 
  • Se han encontrado múltiples fósiles de dinosaurios con plumas.
  • Algunos fósiles tienen un esqueleto similar al de las aves, con huesos livianos y huecos y con patas largas y esbeltas como las de los pájaros.
  • Pulmones y corazón muy parecidos.
  • Uso se piedras en la molleja para mejorar la digestión y triturar el alimento.
  • La postura mientras duermen.

Los ejemplares encontrados se dividen en dos grupos: los dinosaurios con protoplumas y los dinosaurios con plumas reales. Existe un debate entre si las protoplumas de algunas especies son realmente plumas o solo estructuras de la piel. También se ha estudiado el tipo de plumas de diferentes especies, llegando a la conclusión de que algunas servirían para levantar el vuelo pero otras, por su forma simétrica, no. Sin embargo, esto también sucede con las aves ya que, aunque tengan alas y plumas, no todas pueden volar.

El origen de las aves

Las aves y algunos reptiles, como los cocodrilos, consiguieron burlar hace 65 millones de años la extinción masiva de los dinosaurios tras el choque de un asteroide contra la Tierra.

¿En qué momento los dinosaurios desarrollarían las plumas y la capacidad de volar?

El origen de las plumas es uno de los mayores misterios de la evolución. En 1861 apareció el fósil de un ave del tamaño de un cuervo que vivió hace 150 millones de años. Se trata del Archaeopteryx. Este espécimen marcó un antes y un después en la teoría de que las aves son dinosaurios y que ya tenían plumas en el pasado. Este fósil se descubrió justo dos años después de la publicación de El origen de las especies, de Darwin.

Archaeopteryx, el eslabón perdido

El Archaeopteryx tenía características intermedias entre los dinosaurios con plumas y las aves tal y como las conocemos hoy en día. Aunque está registrada como el ave más antigua que conocemos, porque fue uno de los mayores descubrimientos fósiles, se han identificado otras especies que son, con gran seguridad, aún más antiguas; es el caso de Anchiornis (155 millones de años), Xiaotingia y Aurornis (160 millones de años).

Este género extinto de aves primitivas vivió en lo que es hoy el sur de Alemania. Su forma era similar a la de una urraca o un cuervo, con unas grandes alas y una larga cola. Sus características morfológicas le convierten en un claro candidato de transición de dinosaurios a aves y, por lo tanto, en una pieza clave en el estudio de ambas especies. El Archaeopteryx tenía rasgos de los dinosaurios terópodos manirraptores (deinonicosaurios), familia a la cual pertenecía el famoso velociraptor:

  • Mandíbulas con dientes afilados
  • Tres dedos con garras
  • Dedos segundos hiperextensibles
  • Cola larga y huesuda
  • Grandes similitudes en el esqueleto

Pero, por otro lado, también tenía rasgos de las aves actuales. Algunos de ellos son: el parecido de la estructura y el diseño de las plumas, la presencia de la espoleta o fúrcula (hueso en forma de orquilla en el pecho único en las aves y los dinosaurios terópodos) un dedo del pie que se encuentra ligeramente al revés.

Después del primer fósil de Archaeopteryx, encontrado en 1861, se han encontrado otros once ejemplares a lo largo de los años. Todos ellos con plumas muy avanzadas, que demuestran que su evolución sucedió antes del Jurásico Superior, y que podrían ser la evidencia de que las aves son dinosaurios.

Se conocen otros dinosaurios con plumas o protoplumas, anteriores al Archaeopteryx, que confirman que las plumas se originaron antes que las primeras aves.

 

¿Conocías esta teoría de la evolución? ¿Crees que, como muchos expertos afirman, las aves son dinosaurios? 

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.