La humedad en el terrario

La humedad en el terrario

Los anfibios y los reptiles de origen tropical requieren un nivel bastante alto de humedad ambiente en el terrario. Por lo general hace falta conseguir valores por encima del 70% para asegurar las condiciones más favorables para estas especies. Los reptiles más comunes que necesitan mucha humedad son las iguanas, gecos, camaleones y pogonas o dragones barbudos. Cuando la humedad no es suficiente los reptiles tienen problemas para mudar la piel, para poner huevos, su piel se reseca y se estresan. Los anfibios como ranas, salamandras y tritones son aún más sensibles a la desecación, pues su piel es muy permeable y siempre debe estar húmeda.

Hay varios métodos para conseguir una humedad adecuada dentro del terrario, pero antes que nada es necesario que instales un higrómetro para poder controlarla. Una vez que obtengas la primera medición, verás qué sistema o sistemas te conviene utilizar para elevarla hasta el rango que tu mascota necesita.

-contenedor con agua: todos estos animales deberían tener dentro de su terrario un recipiente de bordes bajos llenos de agua limpia donde puedan bañarse y, en el mejor de los casos, nadar. La temperatura elevada del ambiente genera una evaporación permanente que ayuda a elevar la humedad en el aire. En el caso de los acuaterrarios puedes instalar un calentador dentro del agua para cumplir esta función.

-ventilación: es muy importante que el terrario cuente con una buena ventilación y limpieza para evitar que proliferen hongos y bacterias. Sin embargo cualquier abertura hace que se escape parte de la humedad. Regula la ventilación para lograr un equilibrio; si el terrario tiene una tapa de malla y no consigues un nivel de humedad apropiado, puedes cubrir hasta la mitad con un material impermeable. Lo ideal es que la tapa se encuentre directamente por encima del agua para que el agua evaporada no se pierda en seguida.

-rociar regularmente: este método es muy bueno para especies tropicales. Al rociar el terrario (y los animales) varias veces al día se consigue que haya gotitas de agua depositadas sobre las hojas; genial para aquellos reptiles que prefieren beber del rocío y no de recipientes, como los camaleones. Puedes utilizar un sencillo rociador manual, fabricar un sistema de goteo casero, utilizar un humidificador o instalar una cascada, que además crea un atractivo decorativo espectacular. Utiliza agua sin minerales para que no queden las gotas marcadas en los cristales y ten cuidado de que tu reptil no se enfríe cuando lo mojas.

-elección del sustrato: elige un sustrato higroscópico propio de climas tropicales, como la corteza de coco o de orquídeas. Este material retiene el agua, pero no la atrapa, sino que la libera al aire por evaporación cuando la temperatura es elevada. Así actúa como una esponja, una reserva de agua extra para tu reptil. Lo mismo ocurre con el musgo natural que puedes utilizar en la decoración. Hay también una variedad de decoraciones hechas de goma espuma que pueden cumplir la misma función. Solo debes preocuparte por agregarles agua para reponer la que se ha evaporado.

Resulta imprescindible que hagas tu propia investigación para conseguir la humedad que tu reptil necesita. El sistema que escojas depende de varios factores, como la ventilación, la temperatura del terrario, la temperatura y humedad de la habitación donde se encuentra el terrario y el tipo de luces que tengas instaladas, ya que el calor que estas generan tienden a secar el aire. Recuerda que con altos niveles de humedad debes mantener una estricta higiene para evitar que el ambiente se contamine.

Dra. Isabel Iglesias

Artículos relacionados

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.