Educación y comportamiento de un Perro o Gato cachorro

Educación y comportamiento de un Perro o Gato cachorro

Descubre todo lo imprescindible sobre la educación y comportamiento de tu perro o gato si aún es un cachorro: aprendizaje, consejos, ¡y muchas cosas más!

¿Cuando debo enseñar al cachorro?

El carácter del perro adulto se moldea durante la etapa de cachorro, por lo que está en nuestra mano el adiestramiento básico y su socialización. Desde que el cachorro llega al hogar debemos saber cómo enseñarle el lugar en el que tiene que hacer sus necesidades, qué objetos puede mordisquear y cuales no, cuando puede ladrar, cómo caminar sin tirar de la correa y, muy importante, enseñarle a inhibir la tendencia de morder y a disfrutar de la compañía de otros perros y de desconocidos y niños. El primer paso es decidir cuales serán las áreas en las que vivirá el cachorro, de modo que no pueda cometer errores en su aprendizaje para ser limpio en casa y mordisquear sólo sus juguetes, no cualquier objeto que encuentre por la casa (una guía muy práctica para educar a tu cachorro es el libro Un cachorro en casa, de Ian Dunbar).

¿Qué hacer con el cachorro cuando no estamos en casa?

Cuando no estamos en casa debemos dejar al cachorro encerrado en un área de juego relativamente pequeña, como el baño, la cocina, una despensa o un corralito que construimos con una pequeña valla, en donde colocaremos una cama confortable, agua fresca, juguetes huecos para mordisquear rellenos de comida para perros y un rincón para hacer sus necesidades donde colocaremos papeles de periódico (lo más alejado posible de su cama). El confinamiento por periodos largos le permitirá aprender por sí mismo a utilizar la zona apropiada para hacer sus necesidades, a mordisquear sólo sus juguetes, y a calmarse y estar callado.

¿Cómo puedo evitar los ladridos excesivos en el cachorro?

Una de las mejores formas de reducir los ladridos excesivos es enseñar al cachorro a ladrar a la orden. Adiestrar a tu cachorro a ladrar a la orden hace posible que le puedas enseñar a callarse cuando se lo pidas, y hacerle ladrar a «tu» conveniencia. En lugar de intentar hacerlo callar cuando está excitado ladrando, puedes pedirle que ladre y que se calle cuando est tranquilo y concentrado. Es fácil adiestrar a un cachorro para que ladre y gruña cuando se le ordena, y podemos hacerlo a partir de los tres meses de edad. Para incitar al cachorro a ladrar, podemos decirle»ladra» un instante antes de que algún amigo vaya a llamar a la puerta. Después de varias repeticiones ladrará cada vez que digamos «ladra», anticipándose al timbre. Luego, le damos una golosina justo en el momento en que se calla para reforzar esta conducta.

¿Cómo evitar que nuestro perro se coma cosas del suelo durante los paseos?

El problema de cualquier perro que coma compulsivamente todo lo que se encuentra tiene una sencilla solución siempre que se asuma que el can necesita una educación básica; para ello debéis poneros en mano de algún buen profesional que utilice métodos positivos de adiestramiento y educación… en pocos días obtendréis beneficios. Lo más adecuado para empezar es llevar al animal controlado mediante la correa y prestar atención a lo que olfatea y a lo que se lleva a la boca (para impedir que lo haga).

A veces se producen vómitos y diarreas debido a la ingestión de materiales inadecuados como materia descompuesta de las basuras, piedras, etc. Si el animal tiene desde hace tiempo esa mala costumbre puede que lo que en un principio eran vómitos y diarreas agudas por irritación digestiva, se haya convertido en un problema digestivo crónico. Será el veterinario el que diagnostique el estado real del problema. Mientras tanto se debe tener muy presente que existen unas pautas generales de actuación ante los vómitos y las diarreas agudas:

  • Prescindir de alimentos sólidos durante 24 horas.
  • La ingestión de agua será controlada (no restringida) si existen vómitos.
  • La reintroducción del alimento pasadas 24 horas del ayuno se realizará de forma progresiva y administrando pequeñas cantidades.
  • El alimento deberá ser una dieta comercial específicamente diseñada para el tratamiento de problemas gastrointestinales (de prescripción veterinaria).
  • No utilizar dietas caseras (arroz, pollo, l&aactue;cteos) sin consultar con el veterinario.
  • No utilizar medicamentos (antidiarreicos, antibióticos) sin consultar con el veterinario.

¿Debo castigar al cachorro cuando muerde?

Es muy importante que el cachorro aprenda a inhibir el mordisco durante los juegos con otros cachorros y con los humanos. El primer paso para que tu perro deje de hacer daño es enseñarle a controlar la fuerza de la mordedura mientras juega. No es necesario regañarle, ni utilizar un castigo físico, pero si que se dé cuenta de que sus dientes pueden hacer daño. Suele ser suficiente gritar «ay» o «NO» y dejar de jugar inmediatamente. Si el perro no disminuye la fuerza del mordisco, debemos decirle: «se acabó», salir de la habitación y cerrar la puerta. Es conveniente dejarle solo uno o dos minutos para que asocie el mordisco doloroso con la desaparición de su juguete humano.

¿Puede un gato ser educado o adiestrado?

Rotundamente sí; cualquier gato que sea tratado con paciencia, cariño y unas recompensas adecuadas puede llegar a realizar distintas «tareas» y obedecer órdenes sencillas. Un gato aprenderá lo que queremos siempre que la recompensa ofrecida por realizar la actividad propuesta sea de su agrado, pero jamás acatará una orden si esta se acompaña de gritos, regañinas o castigos. Conseguir que nuestro gato acate y realice una orden es tan sencillo como asociar una recompensa sugerente a una determinada acción y dedicar el tiempo suficiente hasta que haya asociado con claridad ambos conceptos.

¿Cómo educar a un gatito?

Durante los primeros días en el nuevo hogar es conveniente mantener al gatito en una habitación o en una parte de la casa, para que se acostumbre al nuevo entorno y a los nuevos dueños. Intente no hacer mucho ruido y evite que conozca a muchas personas nuevas de golpe. Lo primero es que se acostumbre a las dos o tres personas con las que va a pasar más tiempo y a sus distintas voces. Muéstrele su bandeja de arena y su cuenco de comida. Después de las primeras veces que coma (los gatitos entre 4 y 8 meses de edad deberían comer pequeñas porciones de 4 a 5 veces al día), coloque inmediatamente al gatito en su bandeja de arena, donde casi con toda seguridad defecará. Durante los primeros días no permita que otros animales o niños pequeños se acerquen al recién llegado. No permita a los niños golpear, agarrar o perseguir al gatito, y si este se esconde debajo de un sillón, déjele tranquilo donde está. Es recomendable que los niños al coger un gatito en brazos se sienten en el suelo, para evitar que lo dejen caer. Los gatitos son capaces de aprender su nombre muy rápido. Diga su nombre en alto siempre que juegue con él, le acaricie o le ponga la comida en su cuenco. Si el gatito se acerca cuando ha dicho su nombre, dele un pequeño premio. Si tiene un patio o jardín, deje salir al gatito sólo después de haber sido convenientemente vacunado.

¿Cómo puedo conseguir acostumbrar al gatito a meterse en el transportín?

Para conseguir que el gato se acostumbre al transportín déjelo abierto un par de días antes del viaje, de forma que el gato pueda explorarlo a su gusto. Ponga su manta preferida dentro o un juguete que le guste mucho para que el gatito sienta que forma parte de su entorno habitual. Si en el día señalado el animal se muestra reacio a entrar en el transportín, envuélvalo en una toalla o trapo para protegerlo y métalo con firmeza dentro. Intente no aplastarle y háblele todo el tiempo que dura el proceso en un tono suave. Los gatos no suelen marearse en los coches pero a veces tienen exceso de salivación y jadean. Para evitarlo es mejor no darles de comer en las seis u ocho horas previas al viaje y no darles nada líquido dos horas antes. Los veterinarios pueden recetar tranquilizantes o pastillas contra el mareo pero no se deben utilizar nunca medicamentos humanos.

¿Es conveniente sacar al gato a pasear con correa?

No es fácil pero puede conseguirlo. Algunas razas son más fáciles de pasear atadas a una correa, como los siameses, pero la mayoría de los gatos se niegan rotundamente. Si va a intentarlo, póngale un arnés en vez de un collar porque muchos gatos son capaces de soltarse del collar. Empiece poniéndole el arnés y la correa, dejando que el gato los arrastre por la casa. Después coja la correa y siga al gato por donde quiera ir. Gradualmente, comience a guiarle para que vaya donde la correa le lleve. No intente sacarlo a pasear fuera de la casa hasta que el gato se sienta cómodo atado a la correa en el interior.

¿Por qué el gato marca con orina en los mismos lugares de la casa?

El marcaje con orina en superficies verticales se produce principalmente en machos adultos no castrados,seguido muy de cerca por las hembras adultas en celo. Lo que para el propietario del animal supone una tremenda molestia, para el gato no es otra cosa que una forma de comunicarse; el marcaje no sólo se produce cuando existe una época de celo en machos o hembras, sino que también aparece, por ejemplo, cuando llegan nuevos animales al hogar, con la entrada de nuevo mobiliario, cambios de casa, nuevas plantas en el entorno, etcétera.
Entre las principales causas tenemos: el marcaje sexual, entrada de nuevos animales en el hogar o llegada de gatos nuevos al vecindario, cambios en el entorno directo, cambio de horario de los propietarios o ausencias prolongadas, castigos inadecuados o el propio temperamento del animal.

Para solucionar este problema podemos seguir los siguientes pasos: identificar la causa, reducir o modificar los estímulos que provocan el rociado y modificar la respuesta del animal a los estímulos. Si se desea se puede contar con el apoyo de un profesional especializado en comportamiento, ya que a veces es necesario el uso de ciertos fármacos para que la terapia llegue a buen fin. En líneas generales, algunos de los pasos a seguir son los siguientes:

  • Evitar el acceso del gato a los sitios rociados.
  • Favorecer el uso de la bandeja de lecho absorbente.
  • Utilizar técnicas de modificación de conducta (con ayuda del profesional).
  • Castigo: es adecuado sólo si se aplica en el momento en que el gato está rociando; por ejemplo con un spray de agua a distancia pero nunca mediante castigo físico.
  • Terapia farmacológica: sólo tras la valoración y con la supervisión del veterinario.
  • Esterilización-castración.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.