Deshidratación en los reptiles

Una buena hidratación es muy importante para cualquier organismo vivo, incluidos los reptiles. Es muy común la deshidratación en los reptiles cuando estás enfermos, y es un factor crucial. Todos los sistemas deben funcionar plenamente para restaurar la salud, y para ello es necesaria una buena hidratación, entre otras cosas. Un animal enfermo a menudo está tan debilitado que no puede beber toda el agua que debiera, y esto lo debilita aún más.

Los reptiles obtienen agua de diferentes maneras: directamente de los alimentos frescos, lamiendo el rocío de las hojas o bebiendo de un recipiente con agua. También es una fuente de agua la humedad ambiental; los terrarios de los reptiles tropicales deben ser rociados al menos dos veces al día y hay que instalar un sistema de goteo para los que toman agua de las hojas.

La deshidratación no es una enfermedad en sí misma, sino una manifestación de una falla orgánica, como una insuficiencia renal, o de un mal manejo de la dieta o de la ambientación del terrario. Si se mantiene por demasiado tiempo, la deshidratación puede causar un shock fatal, acidosis y la acumulación de productos de deshecho en el organismo que normalmente se excretarían con la orina.

Síntomas de deshidratación en los reptiles

Los signos de deshidratación en los reptiles pueden moderados o severos según la cantidad de agua que se ha perdido en el organismo. Se pueden ver los ojos hundidos y la piel arrugada y seca. Una forma sencilla de apreciar la deshidratación en un animal es formar suavemente con los dedos un pliegue en la piel y luego soltarlo. Si la hidratación es normal, la piel vuelve inmediatamente a su posición original, pero si el reptil está deshidratado, tardará unos segundos o quedará plegada en forma de tienda. La falta de líquido en el cuerpo provoca debilidad, dolores musculares, malestar, arritmias cardíacas, desorientación y falta de apetito.

Si notas que tu reptil está deshidratado, ofrécele agua, pero no dejes de llevarlo al veterinario, pues es importante descubrir cuál es la causa subyacente y darle el tratamiento adecuado. Además puede que necesite que se le inyecten fluidos subcutáneos para recuperarse.

¿Cómo rehidratar a un reptil?

Cuando se intenta rehidratar a un reptil por boca, se le debe ofrecer agua o una solución de sales de rehidratación para niños. Utiliza una jeringa que te permita medir exactamente la cantidad de líquido que le estás dando. Es importante aportarle los líquidos lentamente, pues un volumen demasiado grande puede ser tan nocivo como la falta de ellos. El estómago, el sistema circulatorio y los riñones están capacitados para manejar un determinado volumen de líquidos que no debe excederse. Pregunta al veterinario cuánta agua debes darle en 24 horas y distribuye la cantidad en la forma más pareja posible en ese lapso. Generalmente se indica un 2% del peso corporal por día (por ejemplo: un lagarto de 100 gramos debería recibir 2 ml y uno de 1 kg debería recibir 20 ml por día).

No estimes el peso de tu mascota, es importante que la peses en una balanza y hagas un cálculo exacto. Además, pesarla a diario te ayudará a saber si está ganando peso con el tratamiento. Si es pequeña puedes meterla dentro de una bolsa de tela y pesarla en una balanza de cocina, luego le restas el peso de la bolsa y ya tienes el peso exacto del animal.

Si cuando se le ofrece agua a un reptil que está deshidratado, se muestra animado, tienes muchas chances de poder recuperarlo.

La manera de ofrecer el agua a tu mascota es colocar unas gotas sobre el morro y esperar a que las lama con su lengua. Si lo hace puedes poner más gotas directamente en su boca mientras siga tragándolas.

Si no quiere beber de esta manera, tendrás que administrársela a la fuerza. Para esto es mejor si alguien te ayuda a sostenerla firmemente. Ábrele la boca tirando de la piel bajo la quijada y coloca un pequeño volumen de agua en ella, evitando que el líquido se caiga o que baje directamente por su garganta, pues puede ahogarse. Luego deja que cierre la boca y observa si traga. Puedes ayudarla palmeando su cabeza o acariciando la piel bajo su garganta. Continúa hasta que haya tomado todo el líquido necesario.

Si no logras que tome agua de ninguna manera, puedes pedir a tu veterinario que te enseñe a colocar un tubo nasogástrico y administrarle agua y comida a través de él. Es un procedimiento que requiere cierta práctica, pero puedes aprender a usarlo.

En el caso de las tortugas primero debes lograr que saque la cabeza del caparazón para luego abrirle la boca y darle los líquidos igual que a los lagartos. Para conseguirlo presiona levemente los miembros posteriores para desplazar a los anteriores. Una vez que saque la cabeza sostenla firmemente colocando tus dedos índice y pulgar por detrás, con cuidado de no presionar las membranas timpánicas. Para evitar que las tortugas caja cierren su caparazón sobre tu dedo, aprieta en la parte posterior para que se abra en la anterior. Una vez que lo haya hecho, toma una pata y tira con suavidad para que quede por fuera y evite que vuelva a cerrase.

Recuerda controlar siempre la hidratación de tu reptil. Si no es adecuada y notas que come menos, ha cambiado sus hábitos o parece sentirse mal, llévalo en seguida al veterinario. Siempre controla la temperatura y la humedad del recinto y la dieta, pues muchas veces son estos los factores que hacen que un reptil en cautiverio acabe sufriendo una deshidratación.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo sobre deshidratación en los reptiles? En otros artículos de nuestro blog, podrás encontrar más información sobre los reptiles. ¡Descubre todo sobre ellos aquí! Y puedes conseguir todos los artículos para tu mascota en nuestra web Tiendanimal.

Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

Enfermedades del caparazón de la tortuga

Enfermedad metabólica ósea en reptiles

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.