Perro policía

Los perros policías tuvieron su origen en Europa hacia 1910. Son unos excelentes auxiliares en funciones de rastreo, para seguir la pista de sospechosos y de personas perdidas, para buscar objetos ocultos, pruebas de un crimen, drogas o armas. Son capaces de realizar capturas por sí mismos, anunciando mediante ladridos la localización del sospechoso, pero no atacando nunca a menos que éste se resista o ataque o que el oficial a su cargo le ordene hacerlo.

Las razas de perro policía más utilizadas son el Pastor Alemán, el Doberman Pinscher, el Airedale Terrier, el Boxer y el Schnauzer gigante. También se usan el Akita, el Pastor Belga, el Bouvier de Flandes, el Puli, el Bloodhound y el Labrador Retriever (sobre todo como rastreadores). En muchos países se utilizan otras razas autóctonas o también algún mestizo que demuestre tener las dotes necesarias para realizar estas tareas.

Pruebas para elegir a un perro policía

Antes de su adiestramiento son cuidadosamente seleccionados, teniendo que pasar un riguroso examen físico, además de demostrar un carácter bien equilibrado. Se les entrena tanto para obediencia básica como para ataque. También deben ser perros seguros, que no se asustan ni se distraen por estar rodeados de personas extrañas, por ruidos fuertes en la ciudad o por disparos de armas de fuego. Además del entrenamiento de obediencia realizan otro de agilidad y resistencia, pues deben ser capaces de realizar grandes esfuerzos físicos en cumplimiento de su tarea diaria.

Cada uno de estos perros se convierte en un arma temible y feroz, por lo que son asignados a una persona que estará siempre a su cargo y trabajarán juntos. Esta persona tiene que tener un completo dominio sobre el perro policía para evitar ataques inesperados.

Trabajos del perro policía

Muchas son las muestras de valor que han realizado estos perros a lo largo de su historia. Los vemos trabajando en cualquier aeropuerto revisando las maletas en busca de drogas o explosivos (para estos trabajos suelen usarse los Beagles), en la calle patrullando a la par de los oficiales o en investigaciones, realizando tareas más específicas. Una perra muy famosa fue Mattie, que era capaz de detectar, después de un incendio, cualquier tipo de sustancia química que se hubiera usado para iniciarlo. Continuamente se están encontrando nuevas utilidades para los perros policías; en Gran Bretaña se han entrenado dos Labradores recientemente (Flo y Lucky) para detectar CD’s piratas en los paquetes que se envían por correo.

La gente de la comunidad muchas veces sabe apreciar el trabajo de estos animales. Este es el caso de una abuela en California que realizó una campaña en su ciudad y reunió fondos para comprar chalecos antibalas para los perros de la policía local y asegurar así que volvieran sanos y salvos a su hogar después del día de trabajo. Con el dinero que sobró se pudo comprar un perro más para la fuerza y ya se ha implementado el mismo programa en tres ciudades más.

El perro policía vive en la casa con su oficial a cargo para fomentar el vínculo entre ellos. Los que realizan tareas generales se retiran a la edad de 7 u 8 años, y los especialistas (detectores de explosivos, armas, drogas, etc) a los 10 años aproximadamente. La mayoría se queda con su adiestrador, pero en caso de no ser posible, se les ubica en hogares apropiados para que puedan tener su tan merecido descanso.

 

Si quieres saber más sobre los perros de policía, en nuestro blog puedes encontrar diferentes artículos como por ejemplo: qué aporta un perro policía a una unidad policial o cómo se les entrena.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.