Parásitos en peces

Parásitos en peces

Los parásitos son pequeños organismos que pueden hacer enfermar a tus peces. Es importante que conozcas los tipos que hay y por qué aparecen para que puedas prevenirlos, así como eliminarlos. No todos los parásitos son malos para los animales y algunos pueden estar presentes en pequeñas cantidades sin ser perjudiciales para la salud.

Hay dos tipos de parásitos: los externos o ectoparásitos, que se encuentran en la piel, las aletas, las branquias o la boca; y los internos o endoparásitos, que viven en la sangre, los tejidos o los órganos.

Hay parásitos que solo se transmiten de un pez a otro, necesitando siempre un huésped; otros que pueden vivir en el agua hasta parasitar al pez; y otros con ciclos de vida más complejos que implican a varios huéspedes. Conocer el ciclo de vida de cada parásito es imprescindible para elegir un buen tratamiento que los elimine.

Síntomas de los parásitos en peces

A veces es difícil detectar si un pez tiene parásitos, ya que no siempre los signos son evidentes a simple vista. Un pez que nada solo, más lento o de lado puede ser un indicativo de que está enfermo. También si notas que ha perdido peso, le cuesta mover sus aletas o ves que las branquias se mueven más rápido de lo normal. El hinchazón también puede ser un síntoma de enfermedad. Y, más visiblemente, cuando tienen manchas blancas, como en la enfermedad de Ich.

Causas de los parásitos en peces

La mayoría de los parásitos aparecen cuando el agua no tiene la calidad adecuada o por introducir un pez nuevo en el acuario sin antes haber hecho cuarentena. Esto último es muy importante, ya que un solo pez puede poner en riesgo la salud de los de toda la pecera.

Si notas a un pez enfermo, intenta aislarlo en otro acuario para evitar que infecte al resto. Comprueba después con los test de agua los valores para ver que sean los adecuados.

Casi todos los parásitos son oportunistas y aprovecharán el momento justo para parasitar a tu pez como, por ejemplo, cuando está estresado.

Los parásitos en peces más comunes

Ich o enfermedad del punto blanco

Se puede ver fácilmente por pequeñas manchas blancas que aparecen en la piel, las aletas y las branquias del pez. Cada mancha tiene un parásito debajo de la piel por lo que, cuantas más manchas tenga el pez, más infectado está. Es común verles rascarse contra las piedras o la grava.

La infección se puede transmitir a todos los peces de agua dulce y especies tropicales. Por suerte, hay tratamientos eficaces para esta enfermedad. Aquí puedes encontrar toda la información sobre el punto blanco: en qué consiste, cuáles son los síntomas, su evolución, tratamiento y prevención.

 

Trichodina

Estos parásitos en peces se pueden detectar por una película grisácea de moco que se crea sobre el cuerpo del pez, especialmente visible sobre los ojos o las zonas más oscuras de piel. Los peces pueden tener problemas respiratorios y, aunque primero puede cursar con movimientos muy rápidos al nadar, según avanza la infestación estarán apáticos.

Suele afectar a peces tropicales estresados o cuando son demasiados en un acuario. El parásito se adhiere a la piel y se alimenta de ella. No obstante, esta enfermedad no suele darse en peces sanos, fuertes y bien alimentados.

 

Hexamita y Spironucleus

Aparecen pequeños agujeros en el cuerpo del pez, sobre todo en la zona de la cabeza. En las lesiones también suele haber moco. Pueden aparecer lesiones en la base de las aletas y el vientre tener apariencia hueca. Estos parásitos se localizan en el tracto intestinal de los peces de agua dulce y, a veces también en los tropicales.

Para evitar que estos parásitos en peces se multipliquen, debes evitar la superpoblación, el estrés, los cambios de temperatura y una mala alimentación, así como mantener unas condiciones óptimas en el agua.

 

Piscinoodinium – Enfermedad Terciopelo

Los signos visibles son un revestimiento amarillo grisáceo sobre la piel, las escamas y las aletas. Cuando la enfermedad está avanzada, la piel puede pelarse en tiras, los peces no comen y flotan inmóviles en el agua.

Son parásitos que tienen vida libre y parasitaria. La enfermedad se transmite normalmente al incorporar un pez nuevo en la pecera y es bastante peligrosa ya que a veces no se detecta a tiempo.

 

Flukes monogénico

Parásitos externos que se alimentan de la piel y el tejido de los peces, pero que no suelen ser peligrosos si se encuentran en pequeñas cantidades. Aunque están enganchados a la piel, son difíciles de ver a simple vista.

Podemos llegar a detectarlos al notar problemas en la piel. Estos parásitos en peces se pueden tratar de forma efectiva con baños de sal, formalina, fosfato de dimetilo o praziquantel.

 

Argulus

Este ectoparásito, en cambio, es bastante visible. Se les conoce como las garrapatas o los piojos de los peces. Se enganchan mediante ventosas y succionan la sangre con una trompa que produce toxinas; estas toxinas pueden llegar a matar a los peces de tamaño pequeño

Cuando se desprende del pez, deja heridas en su cuerpo que pueden derivar a otras enfermedades secundarias al quedar expuesto. Además, se adherirá a las paredes del acuario para poner huevos.

Estos parásitos pueden quitarse directamente de la piel del pez con unas pinzas; al igual que en los perros, sin tirar, ya que se soltarán ellos solos de las patas al apretarlos. Luego se limpia la herida con un desinfectante como la povidona diluida al 50%. Pero si la infestación es en todos los peces (poco probable), se desinfectará directamente todo el acuario.

 

Si te ha gustado este post sobre los parásitos en peces, puede que te interese el de las enfermedades más comunes de los peces.

 

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.