¿Los gatos tienen cosquillas?

,

Sí, aunque en un principio pueda parecer lo contrario, los gatos tienen cosquillas. No les suele gustar que se las hagan, ya que la mayoría de estos animales aceptan solo las caricias. Pero, bien es cierto, que si sabes bien dónde acariciar, sentirán cosquillas. Eso sí, unos gatos se las tomarán mucho mejor y a otros no les gustará nada la idea.

Las cosquillas son un fenómeno que solo se da en algunos mamíferos. Consisten en la estimulación de una serie de fibras nerviosas relacionadas con el tacto e incluso con el dolor. Aparecen, sobre todo, tras el contacto físico en ciertas partes del cuerpo, aunque en muchas ocasiones pueden aflorar en diversas situaciones.

¿Cómo celebrar el Día Mundial de la Risa con tu gato?

El efecto más habitual que producen las cosquillas es la risa. A este respecto, ¿sabías que cada primer domingo del mes de mayo se celebra el Día Mundial de la Risa? Una efeméride que tiene su origen en 1998 gracias al fundador del movimiento Yoga de la Risa, el Dr. Madan Katario, quien impuso esta fecha con el firme propósito de promover la risa y contribuir con ella a la paz mundial.

No obstante, es curioso que los gatos tengan cosquillas, pues son animales que, en realidad, no sonríen. Comprobarás que están disfrutando de sus caricias y sus cosquillas si cierran o estrechan los ojos durante ese momento. Esa señal es el claro síntoma de que se sienten felices y contentos con su ración de cosquillas.

Es por esto que, si quieres celebrar el Día Internacional de la Risa con tu gato, debes procurar hacerle cosquillas con suavidad. Tampoco debes insistir demasiado, porque no conseguirás sacarle una carcajada. Ellos lo recibirán en muchas ocasiones como una sensación agradable y poco más.

¿Dónde tienen cosquillas los gatos?

Ahora que sabes que los gatos tienen cosquillas, toca hacerse la pregunta del millón: ¿dónde tienen cosquillas los gatos? La respuesta a esta pregunta dependerá, fundamentalmente, de cada animal. Sin embargo, hay 3 zonas que se consideran bastante sensibles en estos felinos: la barbilla, las mejillas y la base de la cola.

¿A qué es debido esta sensibilidad especial? Pues, a que en estas tres zonas del cuerpo los gatos tienen glándulas odoríferas para depositar sus feromonas. La parte inferior de la barbilla, las mejillas detrás de los bigotes detrás y debajo de las orejas y de la cabeza a la cola son algunas de las zonas más habituales en las que tu gato va a sentir cosquillas. También puedes probar con la zona de la almohadilla de sus patas.

Al acariciarle con suavidad en algunas de estas partes de su cuerpo, tu gato sentirá un cosquilleo muy agradable. Pero siempre y cuando se trate de caricias en su justa medida y, en la mayoría de las ocasiones, cuando ellos quieran. En cualquier otro momento, o tocando en una parte del cuerpo menos sensible, es probable que recibas una reacción arisca por parte del animal.

¿Cómo saber si un gato tiene cosquillas?

El lenguaje corporal de tu mascota será el que te indique si tu gato está sintiendo o no cosquillas. Hay ciertas actitudes que toma este animal cuando se halla en una situación cómoda y placentera. Una de las más recurrentes y fáciles de distinguir es el ronroneo. Si tu gato ronronea mientras lo acaricias, es que está sintiendo cosquillas y se encuentra feliz.

Otra actitud que refleja que los gatos tienen cosquillas es cuando mueven de forma rítmica las patas delanteras como si estuvieran amasando. Cuando los gatos amasan con sus manos es porque se sienten tranquilos, contentos y felices. Notarás cómo su cuerpo y sus ojos se relajan por completo, hasta el punto de que verás en ellos un cierto rostro de felicidad.

Otro de los gestos inequívocos que demuestran que tu gato tiene cosquillas es cuando él mismo te pide que le sigas acariciando y no retires tu mano. Esto demuestra que le está gustando mucho ese acto de acariciar hasta el punto de producirle una sensación de cosquilleo.

Lo que es evidente es que si el gato mueve su piel, sacude las patas, aplana las orejas, tensa los músculos o sacude la cabeza; es porque esas caricias no le están gustando nada. El gato tratará de huir de ti o incluso podrá morderte o darte un arañazo.

En definitiva, los gatos tienen cosquillas y, a muchos de ellos, les encanta que se las hagan. No obstante, es necesario que sepas acariciarle en el lugar exacto y en la zona del cuerpo en la que puedan sentir esa agradable sensación de cosquilleo. No será difícil comprobar que se halla feliz, tranquilo y contento con sus cosquillas. Los gatos son animales que suelen expresar muy bien sus emociones, sobre todo aquellas que les resultan más placenteras o molestas.


Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

¿Cómo cuidar la salud de tu mascota?

Importancia del pescado en la alimentación de los gatos

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.