¿La leche es buena para los perros?

Los perros, como buenos mamíferos que son, se alimentan de leche materna desde que nacen hasta aproximadamente el mes de vida. Por ello, se tiende a pensar que la leche seguirá siendo beneficiosa para ellos ya en edades adultas pero, ¿les sienta verdaderamente bien?

Te explicamos en este artículo los beneficios de la leche para los perros, así como en qué ocasiones puede ser dañina tanto en su edad adulta como al ser cachorros, y las posibles alternativas a ella, además de cómo saber si tu perro es intolerante a la lactosa o, incluso, alérgico a ella. 

Día Mundial de la Leche

El 1 de junio de 2001 se celebró por primera vez el Día Mundial de la Leche, una fecha que reconoce la importancia de este alimento en la nutrición mundial. Establecido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), su intención es llamar la atención en relación a las actividades involucradas en el sector lácteo.

A lo largo de esa fecha, son muchos los países que celebran actividades para poner el foco en el sector ganadero y lechero, tomando una dimensión global y dándole a la leche un perfil universal. Además, esta fecha intenta crear conciencia sobre el papel de la industria láctea en la producción responsable de alimentos, una dieta saludable y el apoyo a las comunidades y a los medios de vida. 

Como curiosidad, en respuesta a este evento se creó en 2017 el Día Mundial de la Leche Vegetal, que se celebra el 22 de agosto y que da importancia al impacto medioambiental, los efectos en la salud y la utilización de animales en la industria de la leche y el resto de lácteos.

¿Los perros pueden tomar leche?

¿Se le puede dar leche a los perros? La leche materna es el primer alimento que ingieren los perros nada más nacer. La composición de la leche canina es muy diferente de la composición de la leche de vaca, la más usada en humanos, por lo que dependerá del perro si puede o no ingerir este alimento. 

La lactasa es una enzima producida en el intestino delgado que se sintetiza durante la etapa de lactancia en los mamíferos y que es la encargada de digerir correctamente la lactosa de la leche. A medida que crecen los mamíferos, esta enzima va desapareciendo, lo que hace que no se pueda digerir bien la lactosa y provoque malas digestiones. Esto ocurre en todos los mamíferos, incluídos los perros.

Esto es lo que se conoce como intolerancia a la lactosa, y es muy probable que la pueda tener tu perro. Los humanos han conseguido evolucionar de tal manera que la producción de lactasa continua a lo largo de nuestra vida, a raíz de nuestra relación histórica con el pastoreo y ordeño de las vacas, algo que no han conseguido los perros.

Por tanto, a la pregunta de si los perros pueden beber leche, la respuesta más rápida es que no, ya que no la pueden digerir. A pesar de ello, son muchos los perros que sí pueden digerirla y a los que se les puede alimentar con ella, pues siguen produciendo lactasa al haberse alimentado de leche de vaca desde cachorro o por otras razones.

Para saber si tu perro puede tomar leche de vaca, se debe de vigilar si, al ingerirla, le provoca algunos de los siguientes síntomas:

  • Vómitos.
  • Dolor abdominal.
  • Diarrea.
  • Inflamación abdominal.
  • Gases.
  • Flatulencias.

La intolerancia no debe confundirse con la alergia, ya que esta última es mucho más seria y puede afectar de forma mucho más violenta al perro. Mientras que la intolerancia afecta sólo al sistema digestivo, la alergia afecta al sistema inmune, producida por una hipersensibilidad del organismo por el contacto hacia,en este caso, la lactosa de la leche de vaca. Algunos de los síntomas de la alergia a la lactosa son:

  • Dermatitis por alergia alimentaria.
  • Tos.
  • Dificultad respiratoria.
  • Urticaria.
  • Otitis.
  • Inflamación del hocico y los párpados. 

Algunos derivados de la leche sí los pueden comer los perros, como el yogur, ya que tiene muy pocas cantidades de lactosa, y los quesos, aunque estos deben ser siempre frescos, no curados, semicurados ni azules. La leche sin lactosa la puede tomar sin ningún problema, pero hay que tener cuidado con la grasa que contenga. Bajo ninguna circunstancia se le debe de dar leche cruda a un perro.

Por otra parte, las leches vegetales sí pueden ser aptas para los perros al no contener lactosa, aunque son más recomendables aquellas que no tengan azúcares añadidos. Cualquier leche vegetal en cuya etiqueta muestre una formulación sin azúcares es perfecta para ellos, pero mejor evitar las leches de coco que, de por sí mismas, son demasiado calóricas para los perros.

Poder darle leche de vaca a tu perro sólo dependerá de su tolerancia a la misma, por lo que nadie más que su veterinario te dirá si es perjudicial o beneficioso añadirla a su dieta. 

¿Qué leche se le puede dar a un cachorro?

Si, por alguna razón, una perra no produce suficiente leche para sus cachorros o estos son huérfanos, se debe evitar a toda costa alimentarles con leche de vaca, ya que su composición es muy distinta a la composición de la leche de perra y puede perjudicarles más que beneficiarles. 

Si tu mascota no tuviese acceso a alimentarse de la leche de su madre, en el mercado existen diferentes tipos y marcas de leche maternizada o formulada, específicamente diseñadas para cubrir las necesidades nutricionales y biológicas de los cachorros. 


¿Qué leche es mejor para un cachorro recién nacido?

Como podrás adivinar, la mejor leche que se le pueda dar a un cachorro es la proporcionada por su madre. De nuevo, si no es posible que se pueda alimentar de esta, se le puede alimentar con leche formulada o maternizada, dedicada especialmente a ellos para suplir las carencias que puedan tener al no ingerir leche de su madre.

¿Cuándo dejan de tomar leche los cachorros?

El destete es la transición de una dieta basada exclusivamente en la leche materna a una dieta con otro tipo de alimentos, normalmente el pienso. Este proceso comienza alrededor de las 3 semanas de vida, dependiendo siempre del propio cachorro, y teniendo en cuenta también el momento en el que le empiezan a salir los dientes de leche.

En el momento en que la madre empiece a darle a sus cachorros parte de su comida masticada es cuando se debe de empezar a combinar la ingesta de leche materna con otro tipo de alimentos. A partir de la tercera o cuarta semana de vida, se le combinará la leche materna con una papilla hecha de pienso para cachorros y agua, e ir paulatinamente disminuyendo la ingesta de leche materna y aumentando la papilla de pienso, cada vez con menos agua para ir acostumbrandole a masticar.

Alrededor del segundo mes de vida dejará de alimentarse de leche materna y empezará a comer alimentos o pienso.

Ahora ya sabes si es posible alimentar a tu perro con leche de vaca o cuáles son las alternativas en caso de que te guste que tome ese alimento. Recuerda que, ante cualquier problema alimenticio o físico, lo recomendable es acudir al veterinario con la mayor brevedad posible. 

Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

Hiperestesia felina o síndrome del gato nervioso

Pastor de Brie: Consejos, cuidados y características

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.