¿Cómo educar a un conejo?

Si quieres educar a tu conejo es importante que conozcas algunas cosas sobre su comportamiento. En principio sus motivaciones principales son su inclinación por roer y escarbar, su necesidad de comunicarse contigo y establecer una estructura social.

Un conejo joven tiene mucha energía y una interminable necesidad de explorar, por eso le encanta roer. A medida que madura va dejando de lado este hábito, aunque siempre le gustará mordisquear objetos de vez en cuando. Los conejos roen para desgastar sus dientes, que crecen constantemente durante toda su vida, para esto es tan importante que siempre dispongan de heno en su dieta. Pero además les gusta morder objetos que no son comestibles con el fin de explorar a través de las texturas y sabores y también porque ¡es divertido!

Si quieres saber cómo educar a un conejo debes estar preparado para tolerar este comportamiento y dedicar al menos 30 minutos diarios a educarlo.

Cómo educar a un conejo para que no roa los muebles

Durante estos momentos de entrenamiento debes prestar mucha atención al conejo. Primero abre su jaula y déjalo salir cuando le plazca, pero recuerda soltarlo en un lugar pequeño, para que puedas tener mayor control sobre él. Si ves que empieza a roer un mueble, la alfombra o cualquier otro objeto prohibido, capta su atención y ofrécele algo mejor, como una golosina u otro objeto que hayas preparado para él, como un pedazo de alfombra vieja, una rama de manzano, o una madera atornillada a una base para que no se deslice. Además, debes bloquear su acceso al objeto prohibido de manera que éste ya no sea una tentación.

Cómo educar a un conejo para que no escarbe

Algo similar puedes hacer si a tu conejo le gusta escarbar. Puedes crear un túnel para él en algún rincón con algo de material que le agrade, como alfombra o papel. Otra idea es preparar una caja cerrada grande con una abertura en un costado para que el conejo pueda entrar y colocar dentro suficiente material como para que pueda cavar. Usa algo que no libere polvillo y que no sea tóxico o peligroso, puede ser lo mismo que colocas en la bandeja sanitaria. Los conejos son criaturas muy inteligentes y pronto aprenderán.

La comunicación con tu conejo

Para saber cómo educar a un conejo, también debemos entenderles. Los conejos se expresan, obviamente, sin palabras; es tu tarea aprender a reconocer lo que quiere decir. A veces es muy simple, por ejemplo, si se sacude cuando quieres levantarlo, te está diciendo que no quiere que lo hagas, o que no se siente seguro cuando lo tomas en tus manos. Si quieres acostumbrarlo a sentarse en tu regazo es mejor “conquistarlo” con cosas ricas o con caricias detrás de las orejas o como tú sepas que a él le gusta. Cada conejo tiene sus preferencias en esta materia. Con la comunicación será mucho más sencillo saber por ti mismo cómo educar a un conejo.

Hay una forma de comunicación particularmente molesta, que es la costumbre de morder, por ejemplo, para que no dejes de acariciarlo. Estas mordidas pueden ser muy dolorosas y dejarte una buena marca en el dedo, pero no debes confundirlas con agresividad, ya que simplemente está tratando de comunicarse contigo. Lo que debes hacer es dar un grito fuerte, corto y agudo para que se sobresalte. Verás como aprende a morderte con mucha más suavidad cuando quiera llamar tu atención.

La estructura social

En lo que hace al comportamiento motivado por la estructura social, todo se reduce a establecer quién es el líder en la casa (el conejo o tú). El objetivo es educar a tu conejo para que te reconozca como su líder natural y acepte de buen grado subordinarse a tí. Esto te ayuda además a cuidar mejor de él.

Para saber cómo educar a un conejo debes mostrarle autoridad en todo momento en que se comporte en forma inadecuada. Por ejemplo, si estás en el sofá y él se trepa y te muerde para que le dejes el lugar, no solo deberás gritar, sino también volver a colocarle en el suelo diciéndole ¡NO!. Si vuelve a hacer lo mismo repites la acción, pero le llevas a su jaula por un rato en vez de dejarle suelto. Ignórale si golpea los barrotes o se muestra enfadado. Solo cuando se calme puedes volver a soltarle. Actúa de manera similar siempre que él trate de dominarte y si es necesario le dejas en la jaula hasta la hora de su próxima salida.

Recuerda siempre que tu mascota es un animal curioso e inteligente. Para educar a un conejo debes estar atento a sus necesidades: renueva sus juguetes para que no se aburra y comience a dañar tus cosas, presta atención y descubre qué cosas le gustan más. Usa tu imaginación para descubrir maneras de evitar que haga lo que no debe sin llegar a castigarle. De este modo él estará más contento y tú podrás disfrutarlo en armonía.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.