¿Los hurones muerden?

No es raro que un hurón muerda las manos de la persona que lo cuida. Este comportamiento puede ser meramente una forma de juego o el resultado de alguna situación estresante para el animal.

 

Los hurones muerden por miedo

Un hurón, al igual que un perro o un gato, puede asustarse con cualquier movimiento brusco que provenga de arriba del nivel de su cabeza, sobre todo si se acompaña de algún sonido que lo sobresalte. Esto es un instinto natural, debido a que los hurones en estado salvaje son presa de aves de rapiña y deben saber defenderse de ataques desde el aire. Un hurón joven puede tener una reacción de pánico, tirándose de espaldas, mostrando los dientes de manera amenazadora, con todo su pelaje erecto y eliminando el fuerte olor característico de sus glándulas anales; incluso puede dar un grito de advertencia para sus supuestos congéneres.

La manera de evitar que los hurones muerdan es acercarte siempre suavemente, llamando su atención antes de intentar cogerlo, de modo que te vea y no se asuste. Con el tiempo verás que ya no reacciona con temor ni se siente amenazado. Si tienes un hurón joven que está asustado, háblale con ternura hasta que se calme; no intentes levantarlo antes, pues puede morderte con ferocidad y escapar.

 

Los hurones muerden ante cualquier situación nueva

Una salida, una mudanza, etc., puede generar una reacción de pánico en tu hurón. Si esto ocurre, intenta calmarlo con palabras, pero no lo levantes, pues puede morderte y causarte heridas severas que necesiten suturas. De ser necesario arroja una manta sobre él para atraparlo y espera hasta que la oscuridad y el encierro lo calmen o hasta que alguien pueda colocarse unos guantes de cuero para devolverlo a su jaula.

 

Los hurones muerden para defender a los cachorros

Las mordidas de las madres para defender a los bebés son instintivas y normales en muchas especies. Cuando una madre esté cuidando a su camada, procura no acercarte ni hacer ningún movimiento o ruido que la asuste. Si te ha pillado y mordió tu mano, retírala arrastrando a la madre con ella hasta que te suelte para volver con sus bebés.

 

Conductas juveniles

Los hurones jóvenes aprenden a relacionarse con sus congéneres mediante el juego, que incluye peleas en las que se muerden unos a otros. Su piel es dura y resistente, por eso cuando los hurones muerden mientras juegan no implica ningún riesgo para ellos; en cambio, cuando intentan hacer lo mismo con nuestros dedos, ya sea para jugar o porque creen que es comida, pueden lastimarnos bastante.

¿Qué hacer si mi hurón me muerde?

Aguanta el impulso de quitar la mano, pues esto lo estimulará a morder más fuerte para evitar que escapes. Lo mismo ocurre si le pegas en cualquier parte del cuerpo, ante tu “ataque” cerrará sus mandíbulas y sacudirá su cabeza, causándote mucho dolor. Un buen método para hacer que te suelte es tomarlo de la parte de atrás de la nuca y sacudirlo como lo haría la madre; esto suele llamarles la atención y los pacifica. Cuando los hurones muerden sólo hace falta moverlos un poco de atrás hacia delante o de arriba a abajo hasta llamar su atención. En cuanto afloje la mordida retira tu mano y ponla fuera de su alcance.

Este método funciona muy bien con los hurones jóvenes para disuadirlos de morder tus dedos como un juego. Aparentemente los distrae y les fascina, al igual que a los bebés humanos, que se los hamaque de esta manera, incluso tomándolos cabeza abajo o arrojándolos al aire para volver a tomarlos como a un niño pequeño.

Si el balanceo no funciona para que el agresor suelte tu mano, puedes echarle agua sobre la cabeza o colocar jabón neutro en su boca con una cuchara para que el sabor desagradable (pero inofensivo) lo incite a soltar la “presa”. No le ofrezcas golosinas en estas circunstancias, a no ser que no encuentres nada más a mano, porque puede entenderlo como un premio.

 

¿Cómo enseñar al hurón a no morder?

Muchos de los hurones muerden porque no han sido sociabilizados y así logran llamar tu atención y tener algo de acción. Cada vez que intente hacerlo, devuélvelo a su jaula y déjelo allí por un rato, hasta que aprenda que ese comportamiento no es apropiado. Siempre dile NO con un tono de voz firme. No intentes acunarlo hasta que haya aprendido a comportarse.

Si adquieres un cachorro de un criador experimentado, lo más probable es que ya haya sido sociabilizado antes de que el jugueteo con las manos se convierta en mordidas fuertes. Las hembras y los machos castrados no suelen ser mordedores, en cambio un macho de 14 a 16 semanas que solo ha vivido con sus hermanos, seguramente ya ha adoptado esta mala costumbre y tendrás que enseñarle a no hacerlo. Aunque algunos hurones muerden, con paciencia puedes lograr que se conviertan en una mascota dócil y de buenos modales.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.