Gato Somalí

El gato Somalí se originó a partir de la aparición de gatitos con pelo largo en la cría de Abisinios. Durante mucho tiempo se los descartó, pero  hacia 1960 unos criadores canadienses comenzaron a interesarse en estos gatos y lograron fijar el gen de pelo semilargo en el Abisinio. La nueva raza fue bautizada Somalí, en referencia al país vecino de Etiopía, de donde se supone que son oriundos los Abisinios.

Los gatos Somalíes son inteligentes, tienen una voz suave y son silenciosos, a pesar de que son animales activos. Son extrovertidos y muy sociables, les encanta ser acariciados y piden atención, aunque son menos posesivos que el Abisinio. Tienen varios períodos de actividad durante el día, y en esos momentos  saltan y corren por la casa, a veces usando objetos como pelotas, con los que juegan arrojándolos por el aire. Se llevan bien con los niños,  pues son muy juguetones. Son hábiles con sus manos y suelen aprender a abrir puertas y cajones, así como los grifos, ya que a algunos les encanta jugar con el agua. Le gusta disponer de un jardín, a pesar de que tiene cierto rechazo por el frío.

Estos gatos tienen camadas de 3 o 4 gatitos que se desarrollan lentamente, llegando a su tamaño y color adulto hacia los 18 meses.
El mantenimiento del pelaje del gato Somalí solo requiere un cepillado semanal fuera de la época de muda.

Aspecto general del gato Somalí

El gato Somalí es de talla mediana a grande, de aspecto majestuoso, con musculatura firme y dando la impresión de estar alerta a todo lo que lo rodea.

  • Cabeza: vista de frente forma un triángulo de contronos redondeados. De perfil la cabeza presenta una curva suave. Hocico ni pequeño ni puntiagudo. Mentón firme y bien desarrollado. Todas las formas son suaves, sin demarcación entre carrillos y hocico y sin stop.
  • Orejas: grandes, alertas, bastante separadas, ligeramente redondeadas en la punta. Presentan unos pelos largos en la base de la cara interna y se aprecia la presencia de pinceles en la punta.
  • Ojos: grandes, almendrados, expresivos, bien separados, realzados con una línea delineadora negra por debajo. Color ambar, verde. Arriba de los ojos presentan una línea de pelo oscuro vertical, desde el párpado superior hacia las orejas y un área de pelo más claro alrededor de los ojos, que los realza.
  • Cuerpo de corpulencia y longitud medianas, algo longilíneo, pero no tanto como las razas orientales. Musculatura desarrollada. Espalda ligeramnete arqueada que le da el aspecto de estar por saltar.
  • Patas largas, finas, bien proporcionadas al torso. Pies compactos, ovalados, se para sobre las puntas de los pies, dando la impresión de ser rápido y ágil.
  • Cola larga, llevada alta y bien tupida como la de un zorro.
  • Pelaje: pelo semilargo, denso, muy fino y suave al tacto. Cuanto más denso, mejor. Corto en la cabeza, la parte delantera de los miembros y las paletillas. Semilargo en la espalda, los flancos, el pecho y el vientre. Es largo en la garganta, la parte trasera de los muslos y la cola. La pelusa no es larga como en el Persa.
  • Color: ticking en el pelaje, es decir que cada pelo tiene bandas claras y oscuras alternadas en toda su longitud. La pelusa es clara y pegada al cuerpo. El ticking tarda en formarse, por lo que  los gatitos pequeños no lo presentan hasta su segundo año de vida. En Estados Unidos se reconocen los colores salvaje (ruddy o usual), con bandas negras y bandas melocotón, azul (blue), con bandas azules y crema, sorrel (red sorrel), con bandas chocolate y melocotón y fawn, con bandas crema oscura y beige apagado. En Europa se acepta un mayor número de colores, incluyendo además de los anteriores el silver negro (bandas blanco y negro), silver red (bandas chocolate y blancas) y silver blue (bandas azules y blancas). La cola no debe presentar anillos.
  • Descalificación: ticking ausente o escaso, cola y patas anilladas. Marcas blancas en el vientre, flanco o patas.

Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

Gato Burmés

Cómo cuidar a un gato recién nacido huérfano

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.