Enfermedades de la piel en gatos

Enfermedades de la piel en gatos

Los parásitos externos en gatos son en muchas ocasiones los responsables de los problemas de piel. A continuación podrás conocer los principales parásitos que afectan a los felinos.

Pulgas

Los parásitos de la piel más comunes son las pulgas. Hay una especie de pulgas que son propias de los gatos (Ctenocephalides felis) y prefieren alimentarse de la sangre de éstos, pero pueden también picar a perros o personas si no hay un gato cerca.

La pulga es un insecto que vive sobre el cuerpo del gato alimentándose de su sangre. Son causantes frecuentes de las enfermedades de la piel en gatos. Pone sus huevos sobre el animal, pero no los fija y cuándo éste se mueve, caen al suelo. Las larvas que nacen se alimentan de restos orgánicos y materia fecal de pulgas que encuentran en el ambiente. Luego de un mes se encierran en un capullo para transformarse en adultas. Pueden permanecer así unos pocos días o varios meses en épocas adversas, pues están protegidas, incluso contra los insecticidas. El riesgo de contagio está dado más por los adultos recién salidos de los capullos que por los que ya viven sobre el cuerpo del gato.

Muchos gatos toleran bastante bien la presencia de pulgas, pero algunos tienen alergia que se manifiesta con mucha comezón y rascado, pudiendo incluso llegar a lastimarse con las uñas. Esta enfermedad de la piel en gatos produce costras y pápulas sobre el cuello y espalda. Las pulgas además, son transmisoras de tenias, que son parásitos chatos que invaden el intestino.

Lo más efectivo para combatirlas son las pipetas. Tienen un insecticida que se coloca directamente sobre la piel del gato en la zona de la cruz y su acción dura aproximadamente un mes. Si es necesario tratar también el ambiente se suelen utilizar aerosoles con una combinación de insecticida y reguladores del crecimiento de los insectos para controlar todas las etapas de desarrollo de las pulgas.

Piojos

Los piojos son otro insecto que provoca enfermedades de la piel en gatos. Es muy poco frecuente y también provoca comezón. Se combaten con champús especiales y no hace falta tratar el medio ambiente porque no hacen en él ninguna etapa de su ciclo vital. El contagio es directo por contacto con otro animal infestado.

Sarna felina

La sarna felina es provocada por un ácaro (Notoedres cati o Cheyletiella) que vive dentro de la piel del animal. Cava túneles bajo la dermis y esto provoca una comezón muy intensa. Hay otro ácaro (Otodectes cynotis) que parasita solo los oídos. Los gatos se hacen lesiones extensas con las uñas en la zona de la cabeza y las orejas. Para eliminarlos se utilizan baños, cremas o medicamentos inyectables que tu veterinario te indicará. Estos ácaros que provocan las enfermedades de la piel en gatos también pueden transmitirse a las personas. En ellas se observan pápulas y una comezón importante, que aumenta con el calor. Se utilizan cremas para tratarla y en general no produce lesiones serias.

Tiñas

Las tiñas son infecciones frecuentes de los gatos producidas por hongos, principalmente Microsporum canis. Parasita los folículos pilosos y carcomen los pelos por dentro, volviéndolos frágiles y quebradizos. El pelo que cae deja depilaciones (alopecia) características de forma redonda que se van extendiendo a distintas partes del cuerpo. En los gatos no se observa comezón ni inflamación de la piel. Las tiñas son una enfermedad de la piel en gatos sumamente contagiosa y la contaminación de los animales sanos se lleva a cabo por contacto con fragmentos de pelos parasitados. Estos pelos están en los animales enfermos, pero también en el medio ambiente (sobreviven varios meses), por lo que el contagio puede ser indirecto, sin tener contacto con el gato enfermo.

El tratamiento de los gatos infestados se realiza con un antifúngico en pastillas y otro en forma de crema o loción durante por lo menos 6 semanas. En caso de animales muy afectados existe una vacuna que ayuda mucho a combatir la enfermedad. También es útil en el caso de que haya muchos gatos conviviendo en un lugar, pues en estos casos es muy difícil evitar que la tiña se disemine. Para limpiar el ambiente hay que usar una aspiradora para tratar de eliminar todos los pelos sueltos en alfombras, sillones, camas, cojines, etc. En donde se pueda, usar lejía como desinfectante. En Estados Unidos se suele rasurar completamente el pelo del animal afectado para evitar el contagio a los demás cuando la enfermedad se presenta en criaderos, refugios o lugares donde haya muchos gatos.

Esta enfermedad de la piel en gatos es muy contagiosa también para los perros, herbívoros y para las personas. En la piel de las personas se observan lesiones redondas, blancas, muy pruriginosas e inflamadas que, si no se tratan, se extienden por el cuerpo. Para curarla se utilizan cremas con un fungicida.

 

Recuerda siempre no utilizar medicamentos para perros o personas en los gatos. Siempre consulta con tu veterinario, pues los gatos no metabolizan muchas drogas y pueden sufrir intoxicaciones graves, a veces hasta mortales si se les administra una droga incorrecta.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.