Diferencias entre perros hiperactivos y sobreactivos

Comúnmente cuando vemos a un perro que es incapaz de relajarse, de descansar y que está durante todo el día en estado de alerta con una alta actividad, se dice que es un perro hiperactivo. ¿Pero sabemos realmente qué significa? Hay muchos perros que son catalogados como hiperactivos cuando no lo son.

Perros hiperactivos: ¿Qué es la hiperactividad?

Con frecuencia, la hiperactividad es el resultado de una estimulación insuficiente. Podemos definir la falta de estimulación como las pocas oportunidades que se le dan al animal de utilizar y desarrollar sus habilidades innatas y satisfacer sus necesidades.

Se observa en perros que se pasan la mayor parte del tiempo reaccionando exageradamente ante cualquier estímulo. Es debido sobre todo a una falta de rutina, jerarquización, ejercicio físico y estimulación mental en la vida del animal, y la podemos ver en perros con mucha energía que salen poco de casa y saltan sin parar llamando la atención.

En estos artículos puedes encontrar información sobre el enriquecimiento ambiental y los juegos mentales para perros, que son perfectos para la estimulación y, por lo tanto, para perros hiperactivos. Además, en Tiendanimal encontrarás un montón de juguetes de inteligencia que le vendrán genial a tu peludo.


¿Qué es la sobreactividad en perros?

Es común y representa una abundancia de la conducta normal, aunque mal encaminada o problemática para el propietario. A menudo se combina con la conducta de búsqueda de atención.

Estos perros simplemente muestran unos niveles de actividad más elevados que la media. Hay que tener en cuenta que el nivel de actividad varía dependiendo de factores como la edad y la raza.

Diferencias entre hiperactividad y sobreactividad

La hiperactividad es heredable. Los síntomas de un perro hiperactivo son:

  • El perro es incapaz de relajarse incluso con estimulación.
  • Los ritmos cardíacos y respiratorios son elevados incluso en periodos de descanso.
  • Exagerada búsqueda de atención.
  • Es independiente de la presencia del propietario o del entorno.
  • La actividad no tiene un fin ni control.
  • Falta de concentración.
  • Conductas destructivas.

La sobreactividad no es heredable. Los síntomas de un perro sobreactivo son:

  • Habilidad normal para dormir y descansar, aunque el tiempo de descanso puede ser menor de lo habitual.
  • Los ritmos cardíacos y respiratorios varían de forma normal con el nivel de actividad.
  • Frecuente búsqueda de atención.
  • La actividad tiene un claro propósito y puede concentrarse en ejercicios.
  • Los momentos de alta actividad se relacionan con estímulos o con una situación en concreto.

A continuación, te contamos el tratamiento conductual a aplicar en estos casos.

Terapia conductual para perros hiperactivos o sobreactivos

  1. Eliminar el castigo positivo de la vida diaria del perro: Por dos motivos, en vez de eliminar la conducta la puede reforzar o puede subir el nivel de ansiedad del perro agravando la situación.

  2. Establecer unas rutinas: Tienen que quedar bien marcadas las horas para hacer sus necesidades, ejercicio físico, juego e interacciones, comida y descanso.

  3. Ejercicio físico: Establecer un plan de ejercicio programado y controlado de acuerdo a la raza y edad del perro hiperactivo/sobreactivo para disminuir sus niveles de ansiedad. Este no debe ser ni demasiado escaso ni tampoco excesivo, simplemente el que necesite. Lo mejor son los paseos ya que éstos le bajarán el nivel de estrés.

  4. Estimulación mental: Todos los perros la necesitan, pero los perros hiperactivos aún más. Los juguetes interactivos son muy eficaces para que el animal esté entretenido, por ejemplo, el KONG u otros específicos para este fin. Esconder trocitos de comida por la casa para que se entretenga buscándolos y use su nariz también es una estupenda opción. Visitar nuevos lugares durante los paseos; esto le proporcionará nuevos olores, nuevos perros y personas.

  5. Adiestramiento en obediencia: Además de ser una fuente más de estimulación mental, el enseñarle ejercicios de obediencia a través del refuerzo positivo favorece el control del perro.

  6. Control del juego por parte del propietario: Durante las sesiones de juego con personas o con otros perros el propietario debe controlar la excitación del perro. Si el perro se altera, se aplica: o bien un castigo negativo (se le quita algo positivo al perro), que sería atarlo y llevárselo dando el juego por finalizado; o bien si se tiene control sobre el perro, se le puede ordenar que venga (llamada), que se siente y permanezca quieto hasta que él mismo se calme.

  7. Ignorar por parte del dueño la permanente búsqueda de atención del perro: Este punto también es fundamental en los perros hiperactivos.

  8. Establecer una normas y límites que el perro debe acatar: De esta forma el perro aprende a tener un lugar dentro del grupo social y su estado emocional saldrá beneficiado.

¿Debo preocuparme si mi cachorro es hiperactivo?

Los cachorros son, por naturaleza, inquietos y nerviosos. Durante el primer año de vida pasan mucho tiempo explorando, jugando y moviéndose sin parar. Es un comportamiento completamente normal en los perros a estas edades. Con el tiempo, tu cachorro se estabilizará, estará mucho más tranquilo y tendrá un nivel de energía y actividad mucho menor.

Por lo tanto, la hiperactividad es algo bastante frecuente en los cachorros y suele traducirse en una necesidad de atención constante, saltos, mordidas y, en ocasiones, destrozos en la casa. No obstante, si estos comportamientos no cesan y son excesivos, debemos educar a nuestro cachorro para que poco a poco vayan desapareciendo.

Si crees que tienes un cachorro hiperactivo, debes trabajar con él para reducir su nivel de hiperactividad y evitar las conductas destructivas, ayudándole a relajarse y premiándole siempre que esté tranquilo. Y la mejor forma de hacerlo es aumentar las sesiones de juego y la actividad física, ofrecerle juguetes mordedores, ignorar las conductas indeseadas y premiar las deseadas, y tratarle siempre de forma calmada, evitando la sobreexcitación.

Solo debes preocuparte si tu perro tiene más de dos años y sigue comportándose y siendo tan nervioso como cuando era cachorro. En este caso, sí que podemos encontrarnos ante un perro hiperactivo.


Tiendanimal es la gran tienda online de productos para mascotas. Descubre nuestros más de 16.000 productos en www.tiendanimal.es

« Anterior

¿Cómo controlar los impulsos de tu perro?

¿Quién no se pasaría el día acariciando a este gato?

Siguiente »

1 comentario en «Diferencias entre perros hiperactivos y sobreactivos»

  1. Gracias por el artículo. Tengo una perra de 9 meses de edad e es sobre activa según vuestro artículo, en este momento estoy entrenando-la e crear actividades mas diversas e el problema está desapareciendo ha los poquitos. Espero con curiosidad el próximo artículo.

    Responder

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.