¿Cómo bañar a mi chinchilla?

,

Las chinchillas son unos animales muy limpios y tienen una especial aversión a la suciedad. Las verás remover y limpiar el sustrato de su jaula y también rodar sobre este para intentar limpiar su propio pelaje. Al contrario que los conejos o hámsters, una chinchilla limpia no desprende olores.

En su hábitat natural, las chinchillas se pegan baños de polvo con una fina ceniza volcánica. En casa, se bañarán y limpiarán el pelaje con una arena especial para chinchillas. Nunca se deben bañar con agua salvo en casos extremos (ojo, que el calor no es un caso extremo).

Por favor, asegúrate de usar polvo de arena especial para chinchillas y no arena común, porque su pelaje es demasiado fino para esta arena. Además, al no ser tan fino como el polvo, existe el peligro de que ingieran los granos o sufran irritación en sus ojos.

Si bien es ceniza volcánica lo que realmente necesitarían, en España, hasta ahora, no es posible conseguirla. Pero podemos encontrar varias marcas que manejan arena especial para chinchillas. Asegúrate de que su componente principal (o total) sea sepiolita o atapulguita.

Para utilizar el polvo de arena de chinchilla, necesitas únicamente un recipiente pequeño. Existen bañeras especiales para este uso, pero puedes usar desde latas de galletas, hasta tazones de cristal, o tuppers. Lo único que tienes que hacer es echar la arena en cualquiera de esos recipientes y dejar a tu chinchilla rodar sobre ella, con total libertad, una y otra vez. Los baños deben darse al menos dos o tres veces a la semana; mientras más humedad haya en el ambiente, más baños necesitará. Puedes usar la misma arena varias veces limpiándola cada vez con un tamiz. Sin embargo, es importante cambiar el total de la arena una vez a la semana. Esto es porque las células muertas que se desprenden de su piel se acumulan y, a la larga, puede causar trastornos.

Algunas chinchillas tienen una especial sensibilidad al polvo de arena y pueden hacer un sonido parecido a un estornudo o, incluso, puede que se le pongan los ojos llorosos. Si ocurre con frecuencia, prueba a cambiar de marca, y si observas alguna irritación mayor, como enrojecimiento de la piel, lagrimeo o líquido blanco en el ojo, detén los baños de inmediato y acude a tu veterinario.

Procura darle a tu chinchilla sus paseos y baños todos los días. Una chinchilla que no recibe estos cuidados con asiduidad puede sentirse incómoda y llegar a deprimirse.

Bióloga acuática, criadora de peces y chinchillas

« Anterior

Amor de Gata

Consejos para la muda del pelo – Parte I

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.