Entrenamiento con clicker – Parte I

Entrenamiento con clicker – Parte I

El clicker es una cajita con una lámina metálica en su interior, que presionando, emite un sonido parecido a un click. El clicker se asocia a un premio que motiva al perro, normalmente comida, pero puede ser juguetes, caricias, alabanzas, en definitiva algo que le guste a nuestra mascota. Si bien lo más efectivo y rápido es la comida en trocitos pequeños y fáciles de tragar, porque los juguetes distraen mucho al perro y ralentizan las repeticiones de los ejercicios.

Definiría el clicker como un instrumento en el adiestramiento, como «El adiestramiento con estilo» sin presión, estrés, ni ninguna acción negativa para la mascota, también llamado adiestramiento en positivo, es una variante, quizás la más efectiva, de toda las técnicas del adiestramiento en positivo (una señal que reporta algo bueno; sonora, visual, gestual. En nuestro caso sonora que es el clicker), la asociación de un click a un premio.

El premio debe entregarse, en el momento en que se realiza el comportamiento deseado, aumentando la probabilidad de que el comportamiento reforzado se repita. Es decir, lo que sucede después de una conducta «refuerzo» facilita que la misma se repita, si por el contrario no se refuerza, inducimos a que la misma conducta se extinga.

El entrenamiento con clicker supone construir comportamientos sólidos y fiables, aprendidos de una forma activa y susceptible de mantenerse a lo largo de toda la vida; una vez aprendido un comportamiento no se olvida. La acción de clicar en el momento exacto que se produce la conducta, la refuerza considerablemente, por eso el click debe producirse lo menos espaciado posible, al terminar de producirse la conducta deseada, es lo que se llama el timming, el momento exacto en que debe producirse el click. Es el puente entre la conducta y la entrega del premio.

Supongamos que a cierta distancia el perro, realiza alguna conducta deseada o que por ejemplo iniciamos el ejercicio de acudir a la llamada. Si cuando llamamos al perro a cierta distancia y las primeras veces, solo con que nos mire al oír su nombre o se oriente hacia nosotros, ya podemos clickar, lo que nos permite recompensarlo cuando llegue a nuestra posición. Las ventajas del clicker frente a otro tipo de señales, es su potente efecto sobre el perro, por su claridad y coherencia, siempre produce el mismo tono, sin alteraciones, sin que influyan otros factores, de ruidos, de la voz, estados de ánimo nuestro u otro tipo de distracciones.

Joan Vila.
Adiestrador canino

 

Aprende mucho más sobre el adiestramiento con estos interesantes post.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.