Enfermedades respiratorias en reptiles

Al igual que las demás mascotas, también pueden existir enfermedades respiratorias en reptiles. De hecho no es raro que los que viven en cautiverio padezcan este problema por lo menos una vez en su vida.

Causas de las enfermedades respiratorias en reptiles

En estos animales la principal causa es alguna falla en el mantenimiento de su hábitat, ya sea por temperaturas demasiado bajas, por estar expuestos a una corriente de aire frío, por una humedad excesiva para esa especie, por la falta de un gradiente térmico dentro del recinto, etc.

El estrés prolongado también contribuye a la aparición de infecciones de cualquier tipo por una baja en el sistema de defensas.

Los reptiles son unos maestros a la hora de disimular enfermedades, esto significa que para cuando te das cuenta de que algo malo le ocurre, en general el problema ya ha avanzado bastante y requiere atención veterinaria inmediata.

No es suficiente con mejorar las condiciones del terrario, debes buscar asistencia médica para lograr que tu mascota se restablezca. Sobre todo no lo mediques por tu cuenta; a no ser que tengas mucha experiencia, corres el riesgo de crear bacterias super-resistentes al escoger un antibiótico incorrecto o usarlo por un tiempo demasiado breve.

Síntomas enfermedades respiratorias en reptiles

Los síntomas de una infección respiratoria son menor actividad, incomodidad, falta de apetito y pérdida de peso, respiración con la boca abierta y formación de una mucosidad espumosa en las comisuras de los labios. Es muy frecuente la deshidratación, lo que hace aún más difícil eliminar la mucosidad. En etapas avanzadas las exhalaciones se vuelven audibles y puede aparecer un resoplido o sonido de crepitación con cada respiración. Los reptiles extienden el cuello y levantan la cabeza para facilitar la entrada de aire.

Si notas estos síntomas, lleva a tu reptil de inmediato a un veterinario para que lo revise y te indique el tratamiento. Lo ideal para realizar un buen diagnóstico es tomar alguna radiografía para ver la infección en los pulmones. También es necesario descartar la presencia de parásitos, que pueden dar signos similares.

El veterinario puede indicarte un cultivo de material tomado de la coana o un lavaje trans-traqueal para escoger el antibiótico adecuado, pero a veces se comienza con un antibiótico de espectro contra microorganismos Gram (-) para evitar estresar o sedar a un animal muy enfermo.

Tratamiento para las enfermedades respiratorias en reptiles

El tratamiento consiste en usar un antibiótico sistémico y administrar fluidos si fuera necesario. También ayudan las nebulizaciones con o sin medicación para aflojar la mucosidad. El veterinario te indicará durante cuánto tiempo continuar de acuerdo al cuadro clínico y a las radiografías de control. Es muy importante no suspender la medicación hasta que la infección haya sido controlada completamente, pues si no lo más probable es que el cuadro se repita más adelante. Esto ocurre especialmente en las tortugas.

Durante el tratamiento el reptil debe estar en un ambiente bien ventilado, pero con la temperatura adecuada a su especie. En esta etapa es muy importante que el gradiente de temperatura se ajuste bien a sus necesidades. De esta manera se normaliza su temperatura corporal, mejora su metabolismo y se favorece la acción de los antibióticos y de su propio sistema inmune.

Los lagartos o tortugas que no estén comiendo por sí solos necesitan que les des alimentación forzada. Pero ten cuidado, antes de intentar alimentar a un reptil que está muy desmejorado debes corregir su estado de hidratación y la temperatura ambiental. Si él estuviera demasiado frío o deshidratado no podrá digerir lo que le des, por lo tanto el material quedaría estancado en su intestino, empeorando aún más su estado de salud.

Por otro lado corresponde controlar las temperaturas nocturnas y diurnas del terrario, así como las marcas máximas y mínimas en las diferentes áreas del mismo. Si están demasiado bajas, deberás reparar los equipos que no estén funcionando bien o añadir alguna fuente de calor extra. A veces es necesario agregar calefactores durante el invierno para mantener la temperatura estable.

Como se ha dicho anteriormente, los reptiles suelen estar bastante enfermos para cuando los síntomas se hacen evidentes. Es por eso que la mejor medicina para ellos es intentar prevenir los problemas. Para esto es muy importante mantener una dieta de buena calidad, variada y adecuada a cada especie y brindar suficiente cantidad de agua en la forma que tu reptil la requiera (baños, gotas en las hojas, humedad ambiental, etc).

Los otros factores fundamentales son las temperaturas adecuadas de día y de noche, formando un gradiente en ambos casos, y una buena fuente de radiación UVB y UVA para que el reptil se sienta a gusto y pueda absorber el calcio de los alimentos. Infórmate lo más posible acerca de tu mascota para que puedas recrear para ella un ambiente lo más parecido al natural y asegurarle así una buena calidad de vida.

Ayudante Técnico Veterinario especializada en etología canina. Tiendanimal me ha permitido durante años trabajar en lo que más me apasiona: el mundo animal. Compagino mi trabajo colaborando como voluntaria en protectoras, santuarios, reservas y cualquier evento o actividad relacionada. He realizado diversos seminarios y cursos relacionados con la educación canina, las aves, la primatología y un largo etcétera. Disfruto aprendiendo cada día de estos increíbles compañeros con los que tenemos la suerte de convivir.

« Anterior

Pérdida de la cola en los lagartos

Parásitos en reptiles

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.