La nutrición de una chinchilla. Parte II: Dieta alimenticia y heno

La nutrición de una chinchilla. Parte II: Dieta alimenticia y heno

“Fotografía tomada de NocteVela”
“Fotografía tomada de NocteVela”

En el anterior artículo hablábamos de las cantidades de nutrientes adecuados que debe contener la dieta alimenticia de una chinchilla. Aunque nuestras actuales chinchillas son híbridos de dos especies de chinchillas salvajes, en cautividad sería un poco difícil darle los elementos necesarios que tomarían en la naturaleza. Por eso hablaremos de lo que les solemos dar los criadores, y los valores o parámetros que deben contener cada alimento que compremos para ellas.

Heno para chinchillas:

Muchos propietarios de chinchillas se sorprenden al saber que el heno es una parte importante de la dieta de su nueva mascota. El forraje o fibra son necesarios para una buena salud digestiva. La calidad de ese forraje o fibra juega un papel muy importante en su sistema digestivo y en la prevención de trastornos dentales; por ejemplo, un heno “grueso” de buena calidad necesita ser masticado durante mucho tiempo, y esa acción de moler de lado a lado va desgastando todos los dientes.

Lo ideal es una mezcla de hierbas y gramíneas de pradera, como el heno, base fundamental en la dieta de una chinchilla. La cantidad de proteínas vegetales que debe tener es de un 14% a un 16%; cualquier variación por encima o por debajo del rango de esas cantidades, no es bueno: una dieta que contenga más del 21% de proteínas vegetales, por ejemplo, puede causar graves problemas de salud.

El heno de la variedad Timothy es un heno de buen tamaño de tallo, dulce, seco, limpio, de un bonito verde-marrón que, además de desgastar muy bien los dientes y regular el intestino, contiene del 6 al 8% de proteína vegetal. Esto se puede mezclar con un heno de alfalfa que contenga aproximadamente de otro 6 a 8%, ya que la alfalfa contiene una sustancia que es eficaz en la reparación de células vivas dañadas, lo que ayudará en la longevidad de la chinchilla. Sin embargo, no es recomendable darles alfalfa como forraje en exclusiva, porque a la larga puede derivar en problemas urinarios o de otra índole debido a que es rica en proteínas, calcio y oxalatos. Por ello, la alfalfa es muy buena para crías, hembras lactantes, preñadas, enfermas y bajas de peso, pero no como base de alimentación diaria.

Existen muchas mezclas de heno variedad Timothy que contienen manzanilla, diente de león, escaramujo, caléndula, ortiga, equináceas, que hacen que sea un alimento satisfactorio que debe estar disponible en todo momento.

El heno y la alfalfa se deben almacenar en un lugar bien ventilado y seco. Cualquier forraje expuesto a la humedad o que ha iniciado un proceso de fermentación contiene toxinas mortales para las chinchillas. Por ello, siempre hay que verificar que el heno que les demos no contenga hongos o moho y, en caso de que los tuviera, hay que desecharlo inmediatamente y no dárselo a nuestras chinchillas.

Azucena Gual. Bióloga y criadora de chinchillas.

Dejar un Comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.