Entrenamiento con clicker – Parte II

,

En la primera parte de Entrenamiento con clicker hablábamos que este instrumento de adiestramiento ayuda a construir comportamientos sólidos y fiables.

¿Por qué trabajar con el adiestramiento en positivo?

Trabajando con el adiestramiento en positivo, tiene muchas ventajas, este tipo de enseñanza mediante recompensas, realza la motivación y confianza en sí mismos, en caso de equivocación, no tienen miedo a repetir la conducta, ejercicio o acción, porque no reciben castigo, sólo implica que no reciben el refuerzo.

El uso del clicker, puede usarse en cachorros o perros adultos. Hay otros métodos, que por sus características y aplicación, deben usarse en ciertos periodos de vida del animal, si se aplican antes de lo debido, son demasiado exigentes para cachorros y en animales adultos con cierta edad, ya no son efectivos, puesto que el perro ya ha formado su carácter, hábitos y actitudes. El clicker nos permite usarlo y empezar a trabajar con un perro joven, lo cual nos permite ir moldeándolo ciertas características deseadas para cuando sea adulto. Y en un perro adulto, permitiéndonos moldear y cambiar sus hábitos o aprendizaje de ejercicios.

Bien, ya tenemos el clicker y el refuerzo (la comida), ahora tenemos que unirlos, se logra que mediante una señal, en este caso el click, se asocie a algo agradable, lo que posteriormente nos servirá, para indicar al perro que ha hecho algo que está bien. Esto solo pasará una vez en la vida del animal y una vez hecho, tendremos la llave para acceder, al interior de la mente del animal, para desarrollar con el clicker, todos los ejercicios deseados y modificar sus conductas..

Los requisitos para cargar el clicker, son sencillos y lógicos, hay que elegir o propiciar un momento de concentración del animal o inducirlo a ello. Creando un ambiente tranquilo y libre de distracciones, no debemos hablarle; realizar el ejercicio con cierto dinamismo, se clica y se le entrega un trocito de comida, las repeticiones no serán muchas, unas quince aproximadamente.

Se recomienda dos o tres sesiones diarias cortas, de 15-20 repeticiones para concretar, dinámicas y sin hablar. Dependiendo de las características del animal y la evolución en las sesiones; indicaran cuando el perro, tiene el clicker asociado, cada sesión solo durara unos minutos. Una buena señal, de que el clicker está bien cargado, es cuando después del click, el perro espera la entrega de la comida.

Educador canino

« Anterior

Perros se alegran al volver a ver a sus humanos

Los juguetes y nuestros gatos

Siguiente »

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.