Cómo llegó Krishna a casa – Parte I

,

La tarde del martes 9 de octubre de 2012, me encontraba trabajando cuando sonó mi móvil. Era de la protectora de animales, Krishna había resultado herido en una pelea con otros perros y se encontraba muy grave

Tan solo hacía 3 días que estuvimos con él, acariciándole por primera vez después de 8 largos meses tratando de ganarnos su confianza, y aquella llamada fue devastadora. Mi horario laboral de 9h a 21h nos impidió acercarnos al refugio hasta el viernes día 12, festivo nacional. Al llegar allí, nos encontramos a un animal totalmente destrozado. Todo su cuerpo estaba lleno de profundos agujeros, una enorme raja recorría su estómago, y le habían arrancado por completo la oreja derecha que milagrosamente la veterinaria logró coser. El voluntario que lo rescató de la pelea, Sebas, al que estaremos eternamente agradecidos, dijo que Krishna no se había defendido: mientras 7 u 8 perros mestizos de galgo y mastín la emprendían a dentelladas contra él, Krishna se quedó panza arriba en el suelo y se dejó matar sin oponer resistencia.

Las heridas no hacían peligrar su vida, puesto que no alcanzaron ningún punto vital, pero el riesgo de infección era muy elevado y necesitaba atención 24 horas para darle de comer, limpiarle, hacerle las curas… Si se quedaba en el refugio, seguramente no sobreviviría.

Una difícil decisión..

Ahí nos surgió el gran dilema entre el sentido común y el corazón. Nuestra situación personal era totalmente inadecuada para tener un perro: tiempo libre muy limitado por el trabajo, recursos económicos escasos, piso pequeño y de alquiler, nuestro gato Naeki sin socializar y agresivo con otros animales… Y Krishna no era un perro cualquiera, necesitaría propietarios con conocimientos y experiencia para poder rehabilitarle si se recuperaba de las heridas físicas, ya que las heridas psicológicas que arrastraba del pasado eran muy profundas…

El plan original era una adaptación progresiva para el perro, que se habituara poco a poco a la correa, a ir en coche, a pasear por la ciudad, y tenerlo en acogida hasta que nuestra situación mejorase. Eso ya no era posible, los acontecimientos se habían precipitado de forma inesperada y nosotros no estábamos preparados para eso…

Pero no podía simplemente dejarlo allí muriéndose, teníamos poco tiempo y poco dinero, pero cualquier cosa que pudiéramos ofrecerle sería mejor que dejarlo allí. Krishna se había dejado matar, hasta tal punto estaba cansado de sufrir, pero yo decidí en ese momento que Krishna tenía que vivir y haría lo que fuera necesario para ayudarle, no iba permitir que se fuera sin conocer siquiera un poquito del lado bueno de la vida.

¿Qué crees que ocurre con Krishna?

Tiendanimal es la gran tienda online de productos para mascotas. Descubre nuestros más de 16.000 productos en www.tiendanimal.es

« Anterior

Hurón versus Perro

El buen tiempo y los gatos – Parte II

Siguiente »

3 comentarios en «Cómo llegó Krishna a casa – Parte I»

Deja un comentario

¿Necesitas hacer una consulta veterinaria? Recuerda que tu veterinario de confianza es siempre el mejor profesional para ayudarte con la salud y el cuidado de tu mascota. Pero, desde Tiendanimal siempre queremos ofrecerte lo mejor y para eso contamos con un equipo de especialistas que te asesorarán a través del Servicio de Consultas Veterinarias de nuestra web.